Cinépatas.com

¡Locos por el CINE!


Página alojada en CDmon. Apóyanos usando sus servicios

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Concursos de Críticas

Vértigo

Compartir tema
Responder
 

Vértigo 

mensajeLun 03 Oct, 2005 10:23 am.

imagen

VÉRTIGO (DE ENTRE LOS MUERTOS), 1958

Vértigo es, para muchos, la mejor película de las numerosas obras maestras de Alfred Hitchcock. No es la más redonda argumentalmente, pero sí la más sorprendente en el primer visionado, la más minuciosa en detalles y, si cabe, la que logra una mejor narrativa audiovisual y una más perfecta fusión de géneros. Se ha dicho que es la obra más personal del director, dado que supuestamente es autobiográfica y refleja su obsesión y su amor frustrado por Grace Kelly, una de sus actrices fetiche. Kim Novak, rubia actriz habitualmente bastante inexpresiva, encaja perfectamente con Grace y con la mujer ausente y enigmática a cuyo alrededor gira el misterio de este thriller romántico marcado por el amor frustrado, la fantasía, el miedo y la decepción.
Scottie (James Stewart), un policía retirado y afectado de acrofobia tras un percance, recibe un encargo confidencial de un antiguo compañero: seguir a su esposa Madeleine (Kim Novak), que muestra un extraño comportamiento. Con esta excusa, Hitchcock explora los laberintos de la psicología humana y saca a relucir sus propias obsesiones, que van desde la inseguridad y el miedo a volvernos locos hasta el amor frustrado y la obsesión por conseguirlo.
La fascinación de Scottie por Madeleine queda patente ya en la primera aparición de ésta, en el restaurante, y es compartida plenamente por el espectador gracias a la belleza y al misterio evidentes de Kim Novak. Hitchcock demuestra su eficacia en tres minutos. Primero está la visión de la mujer sentada de espaldas con un elegante vestido abierto y el característico pelo rubio platino recogido; luego, el avance de ella hacia él y el cruce de miradas en primeros planos cortos. El aura de Madeleine es ya imborrable toda la película y asienta la base del relato sin haberse visto aún una sola pista del misterio que esconde.
Luego están los evocadores y melancólicos lugares que recorren los dos protagonistas, como la floristería vista desde la puerta entreabierta, el cementerio, el museo silencioso, el bosque viejo y el campanario, entre otros. Es en el bosque de secuoyas donde Madeleine dice lo de Porque me recuerdan que tengo que morir, con una voz tranquila pero sentenciadora que remueve la trama sin más alicientes que esa simple frase. Hay pocos diálogos entre los enamorados, pero son frases perfectas y repletas de significado que enseñan lo que es desarrollar unos personajes y un enigma en la medida y el momento adecuados.
La elección de Stewart es asimismo acertadísima. Se trata de un actor carismático, pero sin fortaleza, y transmite una tremenda confusión emocional durante toda la película, sin necesidad de palabras. Justo lo que Scottie necesitaba. Cary Grant, otro de los actores preferidos de Hitchcock, hubiera estado mal en el papel, especialmente en la magnífica escena de Judy saliendo del baño, cuando él está en penumbra; sus facciones no hubieran sabido captar ese momento como lo hace Stewart.
Por otro lado, está la música de Bernard Herman. Lenta, pausada y monótona, pero a la vez ansiosa e inquieta, y con escasas subidas de tono (reservadas para las escenas apasionadas y llenas de fuerza). Todo ello aumenta la sensación de confusión y pérdida de rumbo que sufre el protagonista en su búsqueda de Madeleine, tanto física como espiritual.
Ni las piezas sin encajar, asumidas desde el principio, ni el descubrimiento de la verdad bastante antes del final le quitan valor ni interés a una película inquietante, calculada al milímetro y plagada de momentos antológicos. Brillante y hermosa, como casi todo Hitchcock.

Responder

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Concursos de Críticas

Contacta con Cinépatas.com  -  Departamento de Prensa  -  Departamento de Publicidad

- ¿Porqué no te quedas? + No puedo, me tengo qe ir. - ¿Qué vas a hacer ahora? Con esta lluvia.. + Vivir.

(Diario de una ninfómana)

Ver otras frases de cine