Cinépatas.com

¡Locos por el CINE!


Página alojada en CDmon. Apóyanos usando sus servicios

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Concursos de Críticas

IV Edición [2007] Perro rabioso

Compartir tema
Responder
 

IV Edición [2007] Perro rabioso 

mensajeMie 07 Mar, 2007 10:58 am.

Crítica de "PERRO RABIOSO"


-LA DESGRACIA HACE O HUNDE HOMBRES-



Si a uno le piden citar, dentro del celuloide, una de esas agónicas persecuciones finales entre policía y ladrón, no tendrá ninguna duda al respecto si ha tenido ocasión de disfrutar de la undécima obra, ya como director sin influencias políticas, del ‘emperador del cine’: ‘EL PERRO RABIOSO’ de Akira Kurosawa, 1949.

El menos conocido género negro-policiaco desarrollado por Kurosawa (más reconocido por su magistrales samuráis), merece un especial reconocimiento por dotar a éste de un toque tan genuino y auténtico. El director que mejor ha rodado la lluvia en toda la historia del cine (logro que precisamente le valió el apodo de ‘el director de la lluvia’), crea una atmósfera torrencial y asfixiante en esta maravillosa persecución policial.
Sus influencias occidentales hacen que recurra a los trajes de lino y sombreros de alas de finales de los cuarenta, a la música de acordeones casi parisinos o a coristas de cabaret, todo esto sin renunciar al estilo reposado típicamente asiático, tomándose su tiempo para narrar el cansancio, la desesperación o la ansiedad.
No duda en rodar los largos minutos de búsqueda del protagonista, tiempo precioso que el cine clásico nipón recrea y que el cine comercial no hubiese dudado en cortar en favor de la acción.
Quizá se pierda ritmo pero se gana en veracidad e implicación en la historia que se está contando.


imagen



Sin llegar, eso sí, a la majestuosidad que alcanzaría en su posterior ‘El Infierno del Odio’, obra cumbre del género negro nipón (olvídense del plagio de estilo de ‘La lista de Schlinder’, fue en esta obra donde primero se incluyó un pequeño toque de color -humo rojizo- en una película en blanco y negro), en esta ocasión se nos brinda una trama policial bastante interesante, quizá algo simplificada en el argumento (muy al estilo de su admirado Ford) cuyo gran valor estriba en su paseo turístico por los suburbios del Japón de la posguerra.
Tampoco olvida Kurosawa detalles experimentales de gran dominio técnico y de gran sentido de la composición y los encuadres (fue un pintor frustrado, convertido en director de cine). La superposición de planos resulta sencillamente majestuosa, cargada de gran simbolismo (inolvidables las imágenes de los créditos iniciales de un perro jadeando por el calor, al que cansaron previamente, lo que le causó las demandas de hipócritas asociaciones yankees alegando que le habían inyectado la rabia al perro para hacerlo más realista. ‘El emperador’ respondió que pocas veces sintió más que Japón no hubiese ganado la guerra).


imagen



Por otra parte, podemos gozar en esta obra de una de las parejas interpretativas más geniales jamás juntadas en la historia del cine: Toshiro Mifune, apodado y con razón ‘el lobo’ por sus rasgos afilados y su carácter indómito dentro y fuera de la pantalla. Uno de los actores que mejor han interpretado la ansiedad, el apasionamiento y el carácter irascible, común de la mayoría de sus personajes (fundamental no perderse ‘Barbarroja’ o ‘Yojimbo’. Y, cerrando el extraordinario dúo interpretativo, un descendiente directo de auténticos samuráis y una de mis debilidades: Takashi Shimura, cuyos personajes experimentados y reflexivos no tienen desperdicio alguno (imprescindible no perderse su trabajo en ‘Vivir’, también de Kurosawa). Como ya sucediese en la conocida, y no por ello menos valiosa ‘Los Siete Samuráis’, Shimura es la viva voz de la madurez, del sentido común y la sabia reflexión en los momentos difíciles, el faro que algo alumbra en el oscuro paseo por los suburbios.


imagen



En definitiva, se debe cursar una invitación formal a descubrir el cine negro al estilo nipón, aderezado con ritmos reposados y toques naturales, cargados de sencillez, crudeza y filosofía pura, simplicidad pero sin perder un ápice de intensidad. Detalles geniales como la lluvia torrencial o dramáticas persecuciones entre flores y canciones de niños ajenos a la escena hacen de esta película otra forma de ver un género grandioso, y de su persecución final, la más inolvidable de todas.
Avisados quedan.

Responder

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Concursos de Críticas

Contacta con Cinépatas.com  -  Departamento de Prensa  -  Departamento de Publicidad

- Esto es una Locura! - ¿Una Locura? Esto es ESPARTA!!!!!!!

(Trescientos (300))

Ver otras frases de cine