Cinépatas.com

¡Locos por el CINE!


Página alojada en CDmon. Apóyanos usando sus servicios

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Largometrajes

La leyenda del Zorro

Compartir tema
Responder

  3,80 sobre 10. (Detalles)

Para puntuar esta película tienes que estar conectado.

 

La leyenda del Zorro 

mensajeLun 23 Oct, 2006 4:41 pm.

Feisal

8
Sexo:Sexo:Hombre

imagen

Dirección: Martin Campbell.
País: USA.
Año: 2005.
Duración: 134 min.
Género: Acción, aventuras.
Interpretación: Antonio Banderas (Alejandro de la Vega/Zorro), Catherine Zeta-Jones (Elena de la Vega), Rufus Sewell (Armand), Nick Chinlund (Jacob McGivens), Adrián Alonso (Joaquín de la Vega), Raúl Méndez (Ferroq), Pedro Armendáriz Jr. (Gobernador Don Pedro), Michel Bos (Archiduque Wilhelm), Michael Emerson (Harrigan).
Guión: Roberto Orci y Alex Kurtzman; basado en un argumento de Roberto Orci, Alex Kurtzman, Ted Elliott y Terry Rossio.
Producción: Walter F. Parkes, Laurie MacDonald y Lloyd Phillips.
Producción ejecutiva: Steven Spielberg, Gary Barber y Roger Birnbaum.
Música: James Horner.
Fotografía: Phil Meheux.
Montaje: Stuart Baird.
Diseño de producción: Cecilia Montiel.
Vestuario: Graciela Mazón.
Estreno en USA: 28 Octubre 2005.
Estreno en España: 28 Octubre 2005.


enfadado enfadado enfadado Menudo cabreo que llevo encima. Me explicaré un poco. El Zorro, héroe mexicano por excelencia, personaje que nació en un folletín y que el cine se encargó se elevar hasta los altares del cine de aventuras de siempre, en manos de actores inolvidables como Tyrone Power o Douglas Fairbanks. El enmascarado de negro fue santo y seña del mejor cine de capa y espada, y en 1998, Steven Spielberg supo que había que llevar al Zorro a la modernidad y a los códigos del cine de acción de hoy en día. La Columbia no escatimó en esfuerzos, y tras contratar a Martin Campbell como director, se barajaron nombres como los de Sean Connery y Andy García para el reparto, y finalmente se anunció que los nombres serían los de Anthony Hopkins para el papel de El Zorro, Antonio Banderas para el de su aprendiz y Catherine Zeta-Jones para el de la hija de Hopkins. La verdad es que no existían demasiadas expectativas con respecto a "La máscara del Zorro", pero lo cierto es que acabó sorprendiendo, porque resultó ser un filme entretenido, añejo, nostálgico de las antiguas películas de Errol Flynn, a veces espectacular, con ritmo, humor y acción, y apoyada en unas estupendas interpretaciones de Anthony Hopkins, Banderas y Zeta-Jones. En resumen, un film de aventuras rodado con sensatez, buen gusto y aromas clásicos.

La secuela estaba cantanda, pues, como toda película con éxito. Lo malo es que la primera norma de toda buena secuela es que no debe tardar en llegar más que 2 años respecto a la película "madre". Y bueno, la secuela de "La máscara del Zorro" tardó en llegar nada menos que 7 años, debido (pienso yo), a los compromisos de los protagonistas, a los problemas con las fechas, y, por qué no, a la cierta desgana de todos por hacerla, empezando por el director. Para el guión, la música y los decorados se contrató al mismo equipo que el anterior filme, al igual que el reparto (excepto Anthony Hopkins, Stuart Wilson y Matt Letscher), e incluyendo como los malos a Rufus Sewell y a un semidesconocido Nick Chindlund.

A R G U M E N T O
Don Alejandro de la Vega (Antonio Banderas) es un rico y acomodado terrateniente que vive en su villa en California junto con su mujer Elena (Catherine Zeta-Jones) y su pequeño hijo Joaquín (Adrián Alonso). En esos tiempos, California lucha por incorporarse a los incipientes Estados Unidos de América, y para ello se realiza una votación popular, en la que claramente va a ganar el sí. El día de la votación, un tipo con pinta de cowboy, cicatriz incluída, de nombre McGivens (Nick Chindlund), intenta robar la caja que contiene los votos, en compañía de unos matones, pero entonces surge el héroe enmascarado El Zorro que impide que se cometa tal hurto. El Zorro, como ya sabéis, es la identidad secreta de Don Alejandro de la Vega, quien no pasa por el mejor momento sentimental, ya que su deber de ayudar al pueblo choca con la petición de Elena de que abandone a su otro yo. Alejandro no puede hacer eso, y eso hace que las cosan se tuerzan, que Elena se enfurezca, y que él deje la casa. Para colmo de males, su hijo Joaquín cree que su padre nunca está con él y no le hace caso, por lo que también le desprecia. Elena inicia entonces un romance con el misterioso conde francés Armand (Rufus Sewell), quien acaba de llegar a California para abrir un viñedo. Alejandro, sólo y hundido, encontrará consuelo en el vino, y en las palabras del joven sacerdote fray Felipe (Julio Óscar Mechoso), pero dos misteriosos hombres, de nombres Pike y Harrigan, pronto van a tener algo que decir.

DISNEY vs. EL ZORRO enfermo
El cine siempre nos ha proporcionado héroes que nos han inspirado, y nos han emocionado con sus aventuras. También, sobre todo cuando éramos unos críos, nos han servido como espejo para vernos como nos gustaría ser, y para imaginar que vivimos sus odiseas. A mí también me pasó, el cine, desde que era niño, me proporcionó por lo menos dos héroes que hoy aún me siguen encantando: Indiana Jones y El Zorro (a Batman lo dejo en la categoría de superhéroes). A ambos los veía tan originales, épicos y cercanos, que yo creo que me gustaron porque los veía, antes que nada, humanos. Comprendía sus aventuras, sus peligros, sus amores y su deseo de enfrentarse a todo ello. Es por ello por lo que me gusta tanto la versión de 1998 de El Zorro, una de las mejores películas de aventuras de los 90. Ver a Anthony Hopkins y a Antonio Banderas enfundados en el traje de mi héroe fue realmente inolvidable, y aún lo es.

Es por ello que esperaba como agua de mayo la venida de la secuela, a la que tuve que echar paciencia a toneladas. Por fin se anunció que 2005 era el año elegido para su estreno, aunque me fastidié, porque por motivos de peso (época de exámenes), no pude ir a verla, y me conformé con el DVD que me compré ayer mismo. Previamente me había empezado a oler a chamusquina con las críticas que ansiosamente iba leyendo sobre el filme, casi todas ellas no muy buenas. Decidí olvidarme de ellas, y vi la película.

Antes he comentado que posiblemente la secuela tardara tanto en llegar por apatía o desgana de todos los de la película, porque 1998 ya quedaba algo lejos, pero si alguien, a la hora de construir una película no debe sentir nunca apatía es el guionista. Porque por ahí es por donde puedes empezar a chafarlo todo. En esta película el guión fue escrito por los mismos que escribieron el de la primera película, que es un guión serio, con toques de humor (no excesivos), romanticismo y humanidad. Ni más ni menos. Aquí (y espero que me perdonéis el lenguaje) los 4 guionistas, que ya les vale, la han jodido del todo. Y es que muchas cosas han cambiado desde entonces. Los atentados del 11 de septiembre cambiaron muchos conceptos y pensamientos sobre malos, buenos, terrorismo y ataque; y ello alcanzó al cine. Muchos de vosotros no estaréis de acuerdo conmigo, y me parece bien. Es algo que pienso cuando veo algunas películas, especialmente las más comerciales de acción y aventuras (no todas, eso sí).

"La leyenda del Zorro", desganas y apatías aparte, también ha sufrido de este fenómeno, el cual hace que ahora casi todas las películas de acción, no tengan excesiva violencia, no tengan excesivas muertes (sólo las de los malos), no tengan excesiva sangre, no tengan excesivo carácter antiamericano, y no tengan excesivas escenas llenas de excesivos comportamientos lujuriosos, etc., etc., etc. En definitiva, sírvase una película de acción, con efectos especiales espolvoreados, unas cuantas porciones de muertes que no sean muertes, unos trocitos de sentimientos familiares, niño pequeño incluído; una docena de chistes gastados y topicazos de medio tamaño, doscientos gramos de romanticismo-celos-chistes-desengaños-culebrón bien consistentes, unas gotitas de organización masónica francesa muy mala que-quiere-destruir-la-unidad-de-los-bien-unidos-Estados-Unidos. Métase en el horno de un director fiable, y espere durante todo el rodaje. Al sacarlo del horno, añadir como guinda inmejorable, unos admirables sentimientos patriotas americanos, aplausos incluídos, plas, plas, y banderitas de diseño. Que enfríe durante las dos horas que dura la película, y después estamparlo en la cara de los espectadores. Plaf.

Esta receta culinaria es el argumento de "La leyenda del Zorro". Si en mi anterior opinión tiraba de la ironía para reírme de la película, mi amor por el personaje de El Zorro impide que aquí haga tal cosa, así que me lo he tomado por la vía de la mala leche, que es tan buena como otra cualquiera. En esta película, el personaje ha sido utilizado, moldeado y tallado al buen gusto americano, olvidando que El Zorro es un héroe MEJICANO, y no NORTEAMERICANO, y que él utilizaba todas sus dotes físicas como espadachín y jinete para ayudar a los pobres y a los que no se pueden defender de ningún modo, y no se metía en cuestiones políticas como uniones, alianzas, o guerras preventivas. Aquí, fíjate tú por donde, le interesa que California (que esa es otra, yo siempre he leído en sus cómics, en sus películas de blanco y negro, y en novelas- como esa magnífica que escribió Isabel Allende -, que El Zorro siempre actuaba en México y a favor de los mexicanos) se una a la joven nación que son los EE.UU. No escatima esfuerzos en que la caja con los votos sea robada, votos que, como ocurría en aquella época (y lo sé porque me gusta la historia y he leído libros de historia), estaban bien controlados por caciques y terratenientes, y los humildes frailes, los campesinos, aldeanos y demás gente pobre no tenían, precisamente, las caras de felicidad que ponen los extras aquí. Las banderitas de EE.UU. que casi todos (campesinos, herreros, curas) agitan cuando se consuma la unión, no eran como la actual (que es la que aparece en la película), sino con las estrellas en forma de círculo, pero qué más da, El Zorro también sonríe contento y feliz de ser americano.

Claro, y luego está lo demás. Si algo rescato del naufragio que es esto, es al propio personaje del Zorro y algunas escenas de acción. Punto. La trama es más increíble ko que la de "El código Da Vinci", libro, por cierto, que es fuente de inspiración para la excepcional idea que es crear una hermandad tipo masónica, llamada Hermanos de Aragón (si es que estos zaragozanos....), una organización secreta francesa (Aragón está en el norte de Francia, como todo americano sabe) liderada por el conde Armand, que pretenden crear nitroglicerina para vendérsela al bando confederado en la inminente Guerra de Secesión, y acabar así con la joven nación que empieza a crecer ("gigante dormido" la llama Armand, guiño claro a la frase que pronunciaron los japoneses tras el ataque de Pearl Harbor). Entre medias, Alejandro y Elena tienen problemas sentimentales que no envidiarían Bustamante y señora risa , tan increíbles como que en el primer encuentro que tienen en el filme se pasen alrededor de 1:10 minutos enamorados hasta los tuétanos, sin dejar de sonreír, y que en el 1:12, después de que Alejandro le diga que quiere seguir siendo El Zorro, Elena tuerza el morro a la velocidad de la luz y se cabree de verdad. Semejante cambio de ánimo tan rápido no lo he visto yo nunca, así que es comprensible la cogorza que se pilla el marido después. Lo del niño también es deprimente.

Normalmente, cuando ponen a un niño en una película de aventuras, la crítica ya se echa las manos a la cabeza, casos del Episodio I de Star Wars, y la secuela de "La momia", en los a mí no me parece tan mala la actuación de los infantes. Aquí, es otra cosa. El pequeño Joaquín tiene la coartada de que su papi es El Zorro (aunque él no lo sabe) para ser cargante hasta la depresión, sacar el tirachinas cuando puede, enfrentarse a los malos, montar sobre el caballo de su papi al galope, escaparse de la escuela, infiltrarse entre los matones del malo, sacar a su papi de la cárcel y decir "te desprecio, ni te molestas en volver a recuperar a mamá", todo ello con..... 10 años. Ni me molesto en decir lo que siento. Luego están los malos. Un McGivens que pretende ser más malo que Darth Vader y José Luis Moreno juntos, y que sólo es un fanfarrón sucio que no da miedo ni a las hormigas, y encima el peque Joaquín le vacila. Todo ello con la pésima interpretación del tal Nick Chindlund, cuya filmografía revela titulos como "Lágrimas del sol" y "Ultravioleta". Rufus Sewell aporta distinción y elegancia en un papel de malo parecido a los que se tenía que enfrentar a veces Roger Moore en sus pelis de James Bond: elegante, cortés, inteligente y malo, malo. Y encima gabacho, pues ya se sabe cómo se llevan nuestros vecinos con los yanquis.

Antonio Banderas, como buen actor que es, se esfuerza en ofrecer lo que puede para salvar la sucesión de clichés y tonterías que tiene que decir, y logra mantener un poco la dignidad. Los veinte primeros minutos, con la secuencia de acción del principio, son a veces una oda a la acción de estética "matrixiana", con El Zorro lanzándose en plancha por un agujero en una fachada y dando una voltereta en el aire, y salvando un simple escalón con otra espectacular voltereta. Todo demasiado: demasiado fantástico, demasiado repetitivo, demasiado humorístico (lo del caballo bebiendo alcohol y fumando en pipa me parece digno de Bugs Bunny pero no de El Zorro), demasiado todo. Todo menos sencillo o normal, porque hasta las secuencias de acción se estiran cual chicle Boomer hasta la extenuación, y cuando el Zorro vuelve por fin con la puta caja, nuestros suspiros de alivio se mezclan con los aplausos de los extras.

Catherine Zeta-Jones, al igual que su pareja, usa su buen hacer y su solvencia para que su personaje no se desmorone, y aunque hay ratos en los que parecía que estaba viendo un culebrón venezolano ("¡déjame!, ¡te dejo!"), en general sabe qué hacer en cada momento. Otro personaje que me hizo (maldita) gracia, fue fray Felipe. Si en la primera película había una pequeña aparición simpática de un fraile que ayuda al Zorro a ocultarse, en ésta el fraile en cuestión (que es otro, no es el mismo) es un personaje completo, que siempre está para aconsejar a Alejandro, recoger a Joaquín del cole cuando su papá no puede (es verdad) o velar por que las votaciones sean limpias. Lo mejor es que, además, el fraile aparece en todas y cada una de las fiestas de los hacendados y terratenientes, bebiendo vino a espuertas ("es para conocer mejor el alma de mis pecadores" dice el muy cachondo), y cuando las cosas se tuercen, se arremanga la sotana, coge un candelabro y reparte hostias (y no precisamente consagradas) a diestro y siniestro. Los malos son muy malos, y le disparan, y a él no le pasa nada porque la bala da en el crucifijo que lleva al cuello, y se salva. Esto es Matrix, y no las memeces ésas de los agentes Smith.

También es gracioso que muchos decorados y escenarios sean los mismos que se usaron para la primera película (si has visto ese primer filme, el segundo puede convertirse en algo parecido a lo de las apariciones de Hitchcock en sus películas), pero lo mejor es que el buenazo de James Horner se encargó, de nuevo, de la música, pero como no tenía ganas (estaba componiendo la de "El Nuevo Mundo"), se limitó a fotocopiar en color la banda sonora de la primera película, nota a nota, tema por tema, exactamente la de la primera. Por eso no puedo decir que sea mala, si la de la primera era buena, y ésta es la misma.....

No me queda más que decir que no me había llevado tal decepción con un personaje desde los tiempos de la horrorosa "Batman & Robin", así que confío que Martin Campbell, Antonio Banderas, Catherine Zeta-Jones, Rufus Sewell, James Horner, el niño Adrián Alonso pierdete , y hasta Nick Chindlund, sepan escoger mejor sus proyectos, antes de cargarse, así por las buenas, a un personaje mítico, al que no creo que volvamos a ver en el cine en muuuuuuuuucho tiempo. Y quizá sea mejor así.

_______________________
Volverás. Para ti no existe más que el desierto....
 

 

mensajeJue 30 Nov, 2006 6:33 pm.

Feisal

8
Sexo:Sexo:Hombre

Por cierto, me alegro que Martin Campbell se haya recuperado de esta bazofia con "Casino Royale", que está recibiendo muy buenas críticas feliz

_______________________
Volverás. Para ti no existe más que el desierto....
 

 

mensajeJue 30 Nov, 2006 6:36 pm.

Le voy a a dar un 1. La empezé a a ver y tras media hor ao menos insoportable me dormí... enfadado

 

 

mensajeJue 30 Nov, 2006 6:39 pm.

He visto capitulos de la seria infinitamente superiores a esto. Una porqueria de pelicula que no da ni para TV de sabado a la tarde.

 

 

mensajeJue 30 Nov, 2006 6:45 pm.

veronic

5
Sexo:Sexo:Mujer

cumple su proposito de entretener una fría tarde lluviosa de invierno.
Poco más
Eso sí, muy inferior a la primera

Responder

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Largometrajes

Contacta con Cinépatas.com  -  Departamento de Prensa  -  Departamento de Publicidad

No deberías devolver mis llamadas, si yo fuese tú tampoco me llamaría.

(Adivina quién)

Ver otras frases de cine