Cinépatas.com

¡Locos por el CINE!


Página alojada en CDmon. Apóyanos usando sus servicios

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Actualidad y Certámenes

Oscars 2012

Compartir tema
Pág. Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente Responder

¿Qué película triunfará este año?

The Artist    52%   52% (10 votos)
Los descendientes    5%   5% (1 votos)
La invención de Hugo    15%   15% (3 votos)
Criadas y señoras    0%   0% (0 votos)
Moneyball    5%   5% (1 votos)
Caballo de batalla    0%   0% (0 votos)
Tan fuerte, tan cerca    0%   0% (0 votos)
Midnight in Paris    5%   5% (1 votos)
El árbol de la vida    15%   15% (3 votos)

Votos totales: 19

 

Re: Oscars 2012 

mensajeMie 25 Ene, 2012 6:04 pm.

Feisal

8
Sexo:Sexo:Hombre

Ed_Wood escribió:
Feisal escribió:
- ¿Jonah Hill? ¿De verdad?.


Lo hace mal o qué? A mí en "Cyrus" me pareció que lo hizo estupendamente.


La pregunta viene a cuento porque me quedé algo sorprendido de que, por bien que esté en su papel, caramba, son los Oscars y se supone que hace falta "algo más" que estar correcto en un papel para estar ahí nominado. Cualquiera de los secundarios británicos de "El topo" o "Midnight in Paris" creo que podrían estar nominados perfectamente. Hasta que vea "Moneyball" no podré aseverarlo a ciencia cierta, pero parece (a no ser que realize una actuación deslumbrante, riquísima en matices, etc, etc, etc) que lo de Jonah Hill es una de las concesiones comerciales de los Oscars de cada año. Tampoco es algo nuevo.

_______________________
Volverás. Para ti no existe más que el desierto....
 

 

mensajeMie 25 Ene, 2012 7:12 pm.

Ed_Wood

3
Sexo:Sexo:Hombre

Habrá que ver la película; lo han puesto bastante bien en general, así que tampoco hay que echarse las manos a la cabeza anticipadamente. Mucha gente siempre ha reclamado que se tengan más en cuenta a actores cómicos en las nominaciones, (el caso de Jim Carrey) así que a mí no me parece mal su nominación si es que el tío da la talla (bueno la talla la da de sobra, juas); como digo, en "Cyrus" estaba muy bien. Otra cosa es que su filmografía pueda gustar más o menos. Saludos.

_______________________
1) Dios no existe. 2) Y además es un estúpido. (Valis; Philip K. Dick)
 

 

mensajeMie 25 Ene, 2012 7:34 pm.

Feisal

8
Sexo:Sexo:Hombre

Coincido, hasta que no veamos la película, no podremos opinar con conocimiento de causa (película que me atrae lo justo, no me llama en exceso, aunque nombres como Sorkin y Zaillian siempre prometen calidad y solvencia). Por cierto, coincido también en que en "Cyrus" estaba francamente bien, su química con John C. Reilly era brutal risa

_______________________
Volverás. Para ti no existe más que el desierto....
 

 

mensajeVie 27 Ene, 2012 2:44 pm.

Trancos91

5
Sexo:Sexo:Hombre

Los 15 récords de los Oscar
¿Sabías que el guionista más nominado toca el clarinete? ¿Cuál es el clan familiar que más estatuillas tiene en su casa? ¿Quién ha sido candidato 20 veces sin llevarse un solo premio? Te ofrecemos una colección de hechos y cifras sobre los 'hombrecitos dorados'. Por YAGO GARCÍA

imagen

Como todos los premios, los Oscar nos gustan porque recompensan el trabajo duro, porque nos permiten conocer grandes películas, porque... ¡Basta ya de pamplinas! Admitámoslo: si los Oscar siembran tantas pasiones entre la cinefilia, aparte de por lo que hemos dicho antes, es por puro morbo. Morbo de ver si esa peli que te gusta arrasa en el palmarés y de observar a tu director (o actor, o actriz) más odiado u odiada aguantándose la rabia mientras el ganador sube al por su estatuilla. Y una de las cosas más morbosas que se nos ocurren al hablar de los Premios de la Academia son sus récords. Como, por ejemplo, saber que John Williams se ha convertido en el músico más nominado al recibir su candidatura número 47 por Las aventuras de Tintín. A continuación, CINEMANÍA te ofrece algunas de las cifras y estadísticas más interesantes sobre los 'hombrecitos dorados', para que puedas fardar con tus amigos el próximo 26 de febrero mientras veis la gala.

La película más nominada (y más ganadora)

imagen

imagen

Por mucho que James Cameron le caiga mal a algunos, aquí el mérito es suyo: en 1997, Titanic consiguió 14 nominaciones, de las que ganó 11 estatuillas. La cinta de Cameron empataba así en número de victorias con Ben-Hur (11 nominaciones sobre 12 candidaturas en 1960), un récord imbatido hasta que, en 2004, El Señor de los anillos: El retorno del rey fue nominada a 11 categorías (incluyendo Mejor Película) y las ganó todas. Cabe reseñar también que Eva al desnudo logró también las 14 nominaciones en 1951, pero 'sólo' se llevó seis premios.

La película más nominada (y menos ganadora)

imagen

Ahí la lleva Steven Spielberg: en 1986, El color púrpura se presentaba como gran favorita de los Oscar, con 11 nominaciones. Pero la película se volvió a casa de vacío, sin una mala estatuilla, tras una noche en la que Memorias de África se llevó un total de 7 premios (entre ellos, Mejor Director, Mejor Película y Mejor Guión Adaptado). Spielberg tendría que esperar a 1994 para que La lista de Schindler le colmase de 'hombrecitos'. ¿Adivinas cuántos ganó? Exacto: siete.

El director más nominado

imagen

Especialista en melodramas de gran calado, William Wyler (arriba, junto a Audrey Hepburn) es el cineasta más nominado de la historia de los Oscar, con 11 candidaturas. Pese a ello, sólo ganó tres Oscar por La señora Miniver (1943), Los mejores años de nuestra vida (1947) y la ya citada Ben-Hur. Seis años después de arrasar con su megapéplum, Wyler volvió a estar entre los nominados con El coleccionista: no le dieron el premio gordo, pero sí el Premio Honorífico Irving Thalberg. Eso sí, John Ford sigue siendo el director más veces premiado por la Academia, con 4 Oscar (5 nominaciones).

El plusmarquista absoluto

imagen

En toda la historia de los Oscar, hay una persona que destaca por haber recibido más estatuillas que ninguna otra: Walt Disney. El mago de la animación fue nominado un total de 59 veces, y se llevó 22 premios (dos de ellos póstumos) por categorías como Mejor Corto Documental y Mejor Corto de Animación. Además, claro, de su Premio Honorífico Irving Thalberg y del premio especial (en forma de un Oscar grande y siete minioscar) entregado por Blancanieves y los siete enanitos en 1937.

imagen

Fuente y resto de la noticia: http://cinemania.es/actualidad/noticias/11564/

_______________________
"Si obedeces todas las reglas, falta toda la diversión".
 

 

mensajeSab 28 Ene, 2012 8:34 pm.

Ripley

8
Sexo:Sexo:Hombre

_______________________
ἀφίει αὐτής, πόρνη
 

 

mensajeSab 28 Ene, 2012 9:28 pm.

Feisal

8
Sexo:Sexo:Hombre

Ripley escribió:


Sí, es directo y sin concesiones, pero tampoco revela nada que cualquier cinéfilo bien informado y con cierta formación no sepa ya. Es decir, que los Oscars no son sino un escaparate de la industria americana para lucir sus mejores galas y su poderío ante el mundo entero, y para vendernos sus productos y su imagen de "lugar de los sueños". El año pasado leí un artículo (no recuerdo en qué revista o periódico), con motivo del duelo entre "El discurso del rey" y "La red social", en el que venía a decir que, en realidad, el duelo era entre dos productores, empresarios y puros hombres de negocios poderosos: Scott Rudin (productor de la película de Fincher y de muchísimas películas famosas) y Harvey Weinstein (le conocemos todos, "padrino" de Tarantino y de doscientas películas más), para ver quién lograba vender mejor su producto. Weinstein, por cierto, al que nuestra Penélope agradeció su decisivo apoyo/campaña para que ganara el incomprensible Oscar que ganó en 2009. Al menos, le dio las gracias a la persona indicada, y no se puso a recitar santos.

Es algo que casi todos conocemos y asumimos, esto es puro negocio, desde los actores y actrices sonrientes en la alfombra roja hasta los discursos y las bromas en el escenario. Mogollón de películas que todos y cada uno de nosotros adoramos son ninguneadas en los Oscars (sean americanas, chinas o de la nacionalidad que sean), y ya conocemos las películas de 6, 7 u 8 Oscars que son pufos sobrevalorados. Y cada año podemos encontrar tranquilamente películas o interpretaciones escamoteadas simplemente porque no se ajustan a los estándares americanos de calidad. Lo último (aunque no he visto la película, llega a España en febrero), y al parecer, bastante clarividente, es la ausencia de Michael Fassbender por "Shame", donde interpreta a un adicto al sexo que vive en un infierno diario, interpretación que apunta como de las mejores en este año. Por lo visto, repleta de escenas explícitas a lo "tango en París" o "imperio de los sentidos", demostrando el terror que los penes todavía provocan en los norteamericanos. No es más que un ejemplo.

risa Igual os parece de interesado oportunismo el que precisamente yo, que inicié este post sobre los Oscars de este año, con apuntes incluídos, sea el que apoye lo que dice el artículo. Pero qué coño, yo veo a los Oscars como un divertimento como el bingo o las quinielas, una ocasión para picarnos unos a otros sobre las nominaciones y para poder hacer las inevitables porras. O sea, entretenernos al mismo tiempo que vemos cómo las actrices más buenas enseñan algo de cacho. Siempre sabiendo su objetivo promocional y puramente mercantil.

PD: Y sí, en ocasiones aciertan o estamos de acuerdo con ellos, como todos los premios de cualquier tipo. Los 7 Oscars a "Lawrence de Arabia" me parecen razonablemente justos risa

_______________________
Volverás. Para ti no existe más que el desierto....
 

 

mensajeSab 28 Ene, 2012 10:12 pm.

Ripley

8
Sexo:Sexo:Hombre

Feisal escribió:
risa Igual os parece de interesado oportunismo el que precisamente yo, que inicié este post sobre los Oscars de este año, con apuntes incluídos, sea el que apoye lo que dice el artículo. Pero qué coño, yo veo a los Oscars como un divertimento como el bingo o las quinielas, una ocasión para picarnos unos a otros sobre las nominaciones y para poder hacer las inevitables porras. O sea, entretenernos al mismo tiempo que vemos cómo las actrices más buenas enseñan algo de cacho. Siempre sabiendo su objetivo promocional y puramente mercantil.

100% de acuerdo. sonrisa

_______________________
ἀφίει αὐτής, πόρνη
 

 

mensajeVie 03 Feb, 2012 11:41 am.

Feisal

8
Sexo:Sexo:Hombre

Cita:
El gran timo de los Oscar: ¿cuánto cuesta ganar un Premio de la Academia?

Quejándose por la ausencia de su Red State en las candidaturas de los premios del Sindicato de Actores, Kevin Smith señalaba la razón por la cual su cinta no aspiró a ser preseleccionada en los Oscar 2012. El motivo, decía el orondo cineasta, no era la calidad de la cinta, sino el hecho de que, para que la Academia te tenga en cuenta, necesitarías gastarte "un mínimo de 20.000 euros en promoción".

El caso es que Red State parecía poco proclive a aspirar a una estatuilla dorada desde el principio: una cinta de género, sin nombres llamativos (salvo Melissa Leo, que es más una actriz de culto que una gran estrella), presentada de forma poco ortodoxa y firmada por un dire que, últimamente, no es el niño bonito de los críticos. Pero, aunque el resentimiento hable por su boca, Smith nos merece crédito. Porque, además de suponer un empuje económico para productoras, distribuidoras y figuras del cine, los Oscar cuestan dinero. Y no sólo los (aproximadamente) 300 euros que cuesta fabricar cada estatuilla. De hecho, en CINEMANÍA podemos afirmar que el autor de Clerks se quedó muy, muy corto.

Tantos Oscar ganas, tanto vales


Que nadie se lleve las manos a la cabeza: no estamos siquiera insinuando que los miembros de la Academia de Hollywood se dejen comprar. Aparte de porque damos su integridad por supuesta, porque tienen el riñón bien forrado. Pero lo que resulta innegable es la existencia de un entramado económico, tirando a complejo, que la prensa de EE UU ha dado en llamar 'OscarNomics': la economía de los Oscar. En esta red de intereses entran tanto cifras anecdóticas como otras que nos interesan mucho: los incrementos en taquilla y en los cachés de las películas y las estrellas que vuelven a casa con un 'hombrecito' bajo el brazo.

¿Queremos números? Pues los hay, y cantan: según un análisis de Box Office Quant, ganar el Oscar a la Mejor Película supone una media de 10,5 millones de euros de incremento en la recaudación. Veamos un ejemplo reciente, citado por Business Insider: el plan de negocios original para El discurso del rey daba por hecho que el filme ganaría unos 22 millones de euros en la taquilla mundial, sobre un presupuesto de 11,4 millones. Tras anunciarse sus 12 nominaciones, la película de Tom Hooper pasó a amasar unos 152 millones de euros. Y, tras hacerse con sus 4 estatuillas (incluyendo Mejor Actor Principal, Mejor Director y Mejor Película), sus ingresos superaron los 325 millones de euros, más las ganancias por alquiler y venta de dvd. A lo cual habría que añadir una subida proporcional en el coste de su exhibición en TV, y sus reestrenos en salas comerciales: haber ganado un Oscar prolonga la vida mercantil de un filme en pantalla grande durante una media de tres meses.

En lo que a los actores se refiere, la promesa de una estatuilla puede suponer una subida del 20% en su caché (datos de PopEater). Y eso incluye tanto el haber ganado el trofeo como el haber estado entre los candidatos. Kate Winslet, sin ir más lejos, suele referirse a Titanic como "la película que me permitió elegir mis papeles", aunque se quedase a las puertas del galardón. Y, citando cifras más concretas, su (bien ganado) Oscar por Cisne negro convirtió a Natalie Portman en una de las actrices mejor pagadas de Hollywood: tanto la diva israelí como Reese Whiterspoon y Halle Berry pudieron exigir más de 7,6 millones de euros por película tras haberse llevado el 'hombrecito' a casa, aparte de otras regalías como el derecho a cobrar porcentajes sobre la recaudación.

Fiestas, anuncios y televisión

La fiebre del oro de los Oscar es un ecosistema financiero del que se benefician todos los eslabones de la industria del cine. Porque, a la hora de que tu peli se lleve nominaciones y premios, hace falta que la gente se entere de que existe, tanto los académicos como el público en general. En su libro "All About Oscar", el crítico Emmanuel Levy afirma que "la clave para obtener nominaciones y premios es que tu filme sea visto por tantos académicos como sea posible antes de la votación". Y eso, prosigue, vale dinero: las campañas con el lema "For Your Consideration" pueden empezar en septiembre, pero requieren de un empuje constante. Un filme estrenado en verano puede dejar buen sabor de boca, y aún así quedar relegado ante otros competidores serios lanzados durante los últimos meses del año. ¿La solución? Reactivar a lo bestia su presencia mediática durante esos meses mágicos que van de octubre a diciembre.

Según The Hollywood Reporter, cadenas televisivas como ABC pueden cobrar 12 millones de euros por un anuncio de 30 segundos de un filme que compite (o aspira a competir) en los Oscar. Este año, según Los Angeles Times, se estima que la cadena recaudará unos 60,8 millones de euros gracias a la emisión de estos spots, cuyo coste, por otra parte, puede llegar a los 30.000 euros. Si un distribuidor quiere que su apuesta del año se exhiba en una sala del Condado de Los Ángeles (condición imprescindible para ser nominada), que se prepare para rascarse el bolsillo: dependiendo de su aforo, los cines pueden exigir entre 2.660 y 3.800 euros por un solo pase. Un anuncio a color y a toda página en el New York Times te costará unos 76.000 euros si lo contratas en fechas cercanas a las votaciones.

Y, según la misma fuente, quienes hacen su agosto son las agencias de relaciones públicas. Por citar sólo unas pocas cifras, compañías punteras del ramo como 42 West pueden hacerse con unos 11.500 euros al mes por promover un filme con vistas a los Oscar. Más unos pluses que pueden oscilar entre 4.000 y 26.000 euros por nominación y estatuilla ganada, respectivamente. Otro importante punto de gasto son las fiestas que se organizan para poner la película en el candelero, y que se convierten en pozos de dinero en los que todo el mundo mete cucharada: desde los propios actores, que cobran dietas por desplazamiento, hasta los estilistas y peluqueros que les harán quedar guapos frente a la cámara. Un party en Los Ángeles puede llegar a suponer un gasto de 380.000 euros.

Suponemos que, a estas alturas, estarás mareado de leer tanta cifra astronómica. Pero lo sentimos, porque debemos continuar para hacernos una idea de a cuánto puede ascender este tinglado. Porque, en total, una campaña seria de promoción con vistas a los Oscar puede llegar a los 3,8 millones de euros, si se trata de un filme relativamente modesto, y de 20 millones de euros en el caso de que hablemos de una película de gran estudio, con varias nominaciones en las categorías gordas y aspiraciones a aparecer en los titulares, al día siguiente, como "la triunfadora de la noche".

¿De verdad sale rentable?

Muchos acusan a Shakespeare In Love (1998) de ser el punto de partida de esta campañitis aguda. Pero, según el libro de Emmanuel Levy, las campañas desaforadas en pos del Oscar se remontan a los años 30 y 40 del pasado siglo, aunque con cifras muy inferiores a las actuales: en 1982, la media de gasto para un gran estudio y una gran campaña pre-Oscar podía ascender a unos 6,7 millones de euros (ajustados a la inflación). Lo que sí puede achacarse al filme que convirtió a Gwyneth Paltrow en superestrella es haber impulsado la agresividad promocional hasta niveles insospechados. No podía ser menos, tratándose de una producción de Miramax: la compañía de los hermanos Weinstein (con el iracundo Harvey a la cabeza) atravesó el mundo del cine de los 90 como el proverbial elefante en la cacharrería.

En su libro "Sexo, mentiras y Hollywood", Peter Biskind señala que la poderosa periodista Nikki Finke, actual cabeza de la web Deadline, acusó a Harvey Weinstein en 1999 de emprender tácticas de guerra sucia contra Salvar al soldado Ryan, su principal competidora en el palmarés de nominaciones. Lo cierto es que, con trampas o sin ellas, la promo de Shakespeare In Love costó unos vertiginosos (para la época) 14,4 millones de euros. El resultado: 7 estatuillas (incluyendo Mejor Película), mientras que el filme de Steven Spielberg se llevó 5 (incluyendo Mejor Director). La buena mano de Weinstein para la promo agresiva ha vuelto a tener buenos resultados en años posteriores. El último, y reciente, ejemplo: El discurso del rey.

Otro ejemplo de promoción eficaz es el desempeñado por Crash cinco años más tarde. Con un presupuesto tirando a bajo (5,6 millones de euros de hoy), la productora Lionsgate puso toda la carne en el asador para que la película de Paul Haggis desbancase a Brokeback Mountain. Entre las tácticas empleadas por el publicista Tom Ortenberg para asegurarse las estatuillas estuvo enviar un dvd del filme a todos los miembros del Sindicato de Actores. El coste de la operación fue de 210.000 euros, y la rumorología apunta a que promocionar Crash en los Oscar fue más oneroso que producirla. Pero la cosa salió bien, porque la película se llevó tres trofeos, y Brokeback Mountain sólo dos. Sin embargo, sus ganancias post-Oscar no fueron tan enormes como preveían sus responsables.

Pasarse puede ser malo

Las campañas de promoción desaforadas pueden tener su lado negativo, claro: sin ir más lejos, el año pasado vimos cómo el guionista de Buried, Chris Sparling, fue vetado por la Academia debido a que su agencia de relaciones públicas había enviado cartas promocionales con un exceso de autobombo. En la misma temporada, las opciones al premio de la actriz Melissa Leo, que competía por The Fighter, se vieron seriamente comprometidas cuando protagonizó una campaña jocosa, encargada por ella misma, en la que salía toda envuelta en pieles y glamour, contradiciendo la imagen de señora de clase obrera con la que había obtenido su candidatura.

El caso de Melissa Leo, por suerte, se resolvió bien: la actriz ganó su estatuilla a la Mejor Actriz de Reparto. Pero unas declaraciones, también polémicas, que realizó antes de la gala de 2011 nos vienen que ni pintadas como colofón de este reportaje: "Los Oscar son una cuestión de márketing, de show business", explicó. "Ahora entiendo por qué me gusta ver concursos de cocina por televisión: allí la gente no se preocupa por quién eres o cómo vistes, sino por lo que haces". Y, añadimos nosotros, seguro que en esos concursos no hace falta gastar millonadas para triunfar.
Fuente: CINEMANÍA

Muy revelador, la verdad.

_______________________
Volverás. Para ti no existe más que el desierto....
 

 

mensajeSab 04 Feb, 2012 3:11 am.

Feisal

8
Sexo:Sexo:Hombre

Cita:
Diablo Cody: "El machismo en los Oscar es deprimente, y va en aumento"

Está claro que las opiniones sobre Diablo Cody no admiten términos medios: según de qué pie cojées, la guionista de Juno, Jennifer's Body y Young Adult puede, bien caerte estupendamente, bien parecerte una enfant terrible exhibicionista. Pero, ahora que Cody ha vuelto a abrir la boca para soltar una opinión polémica, es de ley reconocer que lo ha hecho por una buena causa: denunciar la poca presencia femenina en los Oscar. Según afirma Cody, ganadora de un Premio de la Academia en 2008, las ocasiones para que una fémina alcance una estatuilla dorada no sólo no se han incrementado con los años, sino que se están reduciendo. "Me alegro por Kristen [Wiig] y Annie [Mumolo]", afirma la escritora, refiriéndose a las nominadas al Mejor Guión Original por La boda de mi mejor amiga y Criadas y señoras. "Pero, la verdad la cosa es un poco deprimente, sobre todo en la categoría de Mejor Director". "El año en el que a mí me dieron el premio había un par de chicas guionistas que también estaban nominadas, pero esa no es la norma", añade, aludiendo a Tamara Jenkins (La familia Savages) y Nancy Oliver (Lars y una chica de verdad).

Tal vez el resentimiento hable por la boca de Cody, cuyo guión para Young Adult no se halla entre los candidatos, pero algo de razón tiene. Aunque se deje a Bridget O'Connor (nominada a título póstumo al Mejor Guión Adaptado por El topo), a la directora polaca Agniezska Holland (Mejor Película de Habla No Inglesa) y a Jennifer Yuh Nelson (candidata a la mejor película animada por Kung Fu Panda II). ¿Por qué decimos esto? Sencillo: no hay más que recordar el revuelo que se armó en 2009 cuando Kathryn Bigelow se convirtió en la primera mujer galardonada como Mejor Director por En tierra hostil: antes que la temperamental cineasta, sólo tres señoras habían aspirado a uno de los Oscar más ilustres: Lina Wertmuller, por Siete bellezas (1975), Jane Campion por El piano (1993) y Sofia Coppola por Lost In Translation (2003).

Incluso cuando Bigelow agarró la estatuilla, los medios hicieron más hincapié en su género y en la colleja virtual a su ex marido James Cameron (que competía en la misma categoría con Avatar) que en los muchos méritos de su trabajo. Y ni siquiera las actrices que ganan en las categorías dramáticas se libran de los tópicos: una búsqueda al respecto en Google revelará que los medios se preocupan más de la "maldición de los Oscar", una leyenda que afirma que las nominadas y ganadoras son más propensas a divorciarse tras ganar el premio, que sobre sus méritos en su profesión.

¿De verdad hay tan pocas mujeres en Hollywood, aparte de las actrices, para que la Academia no se moleste en nominarlas? Ni por asomo: un estudio de la Universidad de San Diego (titulado "El techo de celuloide") señala que el 18 por ciento de las personas que trabajan en las películas más taquilleras son mujeres, y de esa cantidad un 2 por ciento son directoras. El análisis también señala que, aunque la cantidad de féminas empleadas por los grandes estudios está creciendo, el número de directoras disminuye. "Hay una desigualdad institucionalizada, que va en aumento, y que debe acabarse", señala Diablo Cody. Y prosigue: "Yo solía pensar que eran las propias mujeres las que tenían parte de culpa, pero ahora mi opinión es otra". Según la guionista, "aunque el trabajo de muchas chicas como productoras o productoras ejecutivas sea fabuloso, en las labores creativas se las da de lado". Y eso, comenta, se debe a que "hay muchos tíos en puestos de responsabilidad a quienes la idea de una mujer dirigiendo o escribiendo guiones les parece mal".

Lo cierto es que, hasta ahora al menos, las mujeres con Oscar han abundado en tareas consideradas típicamente 'femeninas' por la industria: tenemos casos de diseñadoras de vestuario como Edith Head (la mujer más oscarizada de la historia, con ocho estatuillas) o la recientemente fallecida Eiko Ishioka (un Oscar). O de montadoras como Thelma Schoonmaker: la inseparable compañera de Scorsese tiene tres 'hombrecitos' en la repisa. Pero esto último también tiene truco. ¿Por qué? Pues porque, en la organización clásica de los estudios, el trabajo de montaje se consideraba más propio de las féminas, puesto que los mandamases, con tanto corte y tanta tijera, lo asimilaban a la costura. El hecho de que una chica pudiera ensamblar escenas tan duras y con tanto ritmo como las de Taxi Driver debería haber roto este estereotipo... Si la cinefilia se molestase en considerarlo.

Por lo pronto, Diablo Cody parece dispuesta a sobreponerse a esta situación, como organizadora del Festival Athena que recompensa los logros de las mujeres en el cine. "Me han aconsejado: 'estate calladita y haz un buen trabajo', para no parecer una arpía protestona", declara. "pero si me callo y me conformo con trabajar, entonces estoy apoyándome sólo a mí misma: voy a seguir hablando claro, desde mis ideas feministas, y espero que esto anime a más mujeres a hacer lo mismo".

_______________________
Volverás. Para ti no existe más que el desierto....
 

 

mensajeLun 06 Feb, 2012 12:29 am.

Syren

7
Sexo:Sexo:Mujer

Ni un Dios Salvaje ni La Piel que Habito, que timo es este?

Me voy a poner a ver el resto, aunque pereza me da, solo para que mi opinión no esté plagada de prejuicios, al igual me llevo una sorpresa, o me declaro antifan de esta ceremonia, aunque risa me da comentarla cada año.

_______________________
Soy daltónica, el café es negro, y el huevo blanco. Sácame de dentro
 

 

mensajeLun 06 Feb, 2012 7:48 pm.

Abdelkrim

5
Sexo:Sexo:Hombre

Hay que tener mucha desfachatez para lanzar como "inevitablemente multioscarizada" a un bodrio como Los descendientes.

_______________________
Hay muertos que nunca mueren y vivos que no conocen la vida
 

 

mensajeLun 06 Feb, 2012 8:35 pm.

Feisal

8
Sexo:Sexo:Hombre

Syren escribió:
Ni un Dios Salvaje ni La Piel que Habito, que timo es este?



La Super-Academia española prefirió llevar a "Pa negre" para que los americanos se partieran de risa y nos la devolvieran, en vez de la de Almodóvar. No he visto "La piel que habito", pero hay que ser muy cateto (o muy guay, no sé) en cuestiones de márketing para no saber el cartel que tiene Peeeeedro en USA. En fin. Y respecto a "Un dios salvaje", al ser de capital francés y dirigida por Polanski, a los americanos académicos les habrá sonado a chino, o a boutade. En fin (bis).

_______________________
Volverás. Para ti no existe más que el desierto....
 

 

mensajeLun 06 Feb, 2012 10:05 pm.

Feisal

8
Sexo:Sexo:Hombre

Cita:
La imagen de Jean Dujardin deteriorada por su nueva película


No falla. El hecho de que uno vea sus opciones incrementadas al Oscar potencia a que te salgan los enemigos. Le ocurrió a “Slumdog millionaire” cuando se denunciaron las condiciones en las que vivían algunos de los niños que habían participado en la película, o el año en el que algunos soldados señalaban la poca fidelidad de lo que contaba Kathryn Bigelow en “En tierra hostil”. A nivel individual tenemos cuando a Russell Crowe le costó una nominación al Oscar por “Cinderella man” su incidente en un hotel golpeando a un recepcionista con un teléfono o cuando el año pasado Melissa Leo decidió autopromocionarse a ella misma con aires de diva en una revista. Debe de haber puesto muy nervioso a más de uno que Jean Dujardin ganara por “The artist” en el Gremio de Actores y amenace con llevarse el Oscar al mejor actor. Los que intentan sacar punta a todo han aprovechado el cartel promocional de su nueva película para intentar poner piedras en el camino. La próxima cinta de Dujardin, que se estrena el 29 de Febrero, se llama “Les infidèles” y trata de una manera muy abierta la infidelidad masculina.

En los anuncios promocionales del film (escrito y realizado por varios directores) podemos ver a Dujardin y al co-guionista y actor de la cinta Gilles Lellouche, en situaciones comprometidas con las mujeres. En el de Dujardin se puede ver a una mujer boca abajo y con las piernas separadas bajo un texto que pone: “Entro a una reunión”. El otro anuncio dice: “Se va a cortar. Estoy entrando en un túnel” sobre una foto de Lellouche con una mujer que parece estar practicándole una felación. Debido a las airadas reacciones que ha provocado la campaña, el Estudio ha retirado los carteles antes incluso de que la ARPP, la Autoridad de Francia para la Regulación Profesional de la Publicidad, se pronunciara al respecto. La prensa francesa, sin embargo, ya se cuestiona si este escándalo puede afectar a Dujardin de cara a poder ganar el Oscar al mejor actor por “The artist”. “A los votantes de Estados Unidos no les va a gusta nada la imagen que ofrece en esta película Dujardin, y mucho menos los carteles”, opinó el diario francés Le Point. Una vez más a Dujardin no le ha hecho falta hablar para estar en el candelero.

imagen

imagen


Me encantan los norteamericanos y sus estupideces que nunca se pasan con las décadas carcajada carcajada carcajada carcajada Pobre Dujardin

_______________________
Volverás. Para ti no existe más que el desierto....
 

 

mensajeMar 07 Feb, 2012 12:32 pm.

Trancos91

5
Sexo:Sexo:Hombre

¿Tanta estatuilla para esto?: las peores ganadoras del Oscar a la Mejor Película


¿De verdad se merecía tantos honores 'Shakespeare In Love'? ¿Qué le dio Stallone a la Academia para que prefiriesen 'Rocky' a 'Taxi Driver'? Recordamos algunas de las estatuillas más inexplicables de la historia de los premios. Por CINEMANÍA

Seguro que cada año pasa lo mismo tras la entrega de los Oscar: los fans de las nominadas a Mejor Película se enzarzan en dimes y diretes acerca de la premiada, y de las perdedoras. Que si la tuya no valía la pena, que si la mía merecía ganar... Todo subjetivo, por supuesto. Pero hay ocasiones (nos tememos que cada vez más), en las que la verdad se impone: la ganadora es una grandísima bazofia, o por lo menos está muy por debajo de una, o de varias, de sus contrincantes. Sin ánimo de polémicas innecesarias (bueno, a lo mejor un poco sí...), el equipo de CINEMANÍA ha seleccionado estas 15 películas que se llevaron la más preciada de las estatuillas y que, con el tiempo, han demostrado no merecer ese honor. Y si echas de menos a una, o a varias, recuerda que todo es subjetivo...



Shakespeare In Love (1998)

Ese año estaban nominadas... Elizabeth, La vida es bella, Salvar al soldado Ryan y La delgada línea roja.

¿Por qué no se lo merecía? Mira que es difícil que en CINEMANÍA nos pongamos todos de acuerdo en algo (bueno, salvo en que nos encanta el cine). Pero el filme de John Madden ha arrasado en nuestras votaciones sobre el Oscar a la Mejor Película más inexplicable. ¿Por qué? Pues porque, compitiendo con sendas obras maestras de Terrence Malick y Steven Spielberg (quien, menos mal, ganó como director), la Academia se lució de lo lindo premiando a esta comedia histórica, pasando por encima de la mismísima reina Elizabeth. La rumorología adjudica los 7 Oscar cosechados por esta película al pastón que la productora Miramax se gastó en promocionarla, y algo habrá de cierto en ello...

Gandhi (1982)

Ese año estaban nominadas... Veredicto final, E. T. el extraterrestre, Desaparecido y Tootsie.

¿Por qué no se lo merecía? Tenemos entre manos un thriller jurídico apasionante, con una de las mejores interpretaciones de Paul Newman. El clásico entre clásicos de Spielberg. La valiente película con la que Costa-Gavras denunció los crímenes de Pinochet. Y una comedia descacharrante en la que Dustin Hoffman prueba lo bien que le quedan las faldas. ¿Y a qué premiamos, señores académicos? Pues a un biopic histórico muy correcto, y que da a conocer al mundo a Ben Kingsley (que se llevó una de sus ocho estatuillas), pero que en conjunto resulta excesivamente largo, pesado y aburrido.

La fuerza del cariño (1983)

Ese año estaban nominadas... Elegidos para la gloria, Reencuentro, La sombra del actor, Gracias y favores.


¿Por qué no se lo merecía? Estamos de acuerdo en que la cosecha del 83 no fue, en lo que a los Oscar se refiere, demasiado memorable. Pero... Como que esto no nos cuadra. Será por lo bien que tocaba la guitarra Robert Duvall en Gracias y favores, o porque los astronautas de Elegidos para la gloria nos recuerdan a cuando éramos peques. Puede que sintamos debilidad por los dramas británicos de cámara (La sombra del actor, con Albert Finney y Tom Courtenay), o que la escena inicial de Reencuentro con su música de los Rolling Stones nos haga, aun hoy, tragar saliva. El caso es que, por mucho que Jack Nicholson y Shirley McLaine (oscarizados ambos) se lucieran en ella, esta película del productor de Los Simpson, James L. Brooks, exuda un poco apetecible tono de culebrón.

El mayor espectáculo del mundo (1952)

Ese año estaban nominadas... Moulin Rouge, Ivanhoe, Solo ante el peligro y El hombre tranquilo.

¿Por qué no se lo merecía? Siempre se le reprochará a John Ford el haberle birlado el Oscar a Ciudadano Kane con ¡Qué verde era mi valle! en 1941. Pero, dejando aparte que el susodicho encuentro fue un duelo de colosos (con El halcón maltés y La loba como competidores de lujo), y que Ford era el director favorito de Orson Welles, el maestro irlandés purgó dicho pecado tres años más tarde. El hombre tranquilo, su película más amada y una de sus grandes obras maestras, perdió en las categorías mayores frente a este espectáculo kitsch y lacrimógeno de Cecil B. DeMille, al que sólo redimen las presencias de Charlton Heston y de un James Stewart vestido de payaso. Para colmo, Solo ante el peligro, la otra gran competidora, se quedó sin Oscar porque su guionista Carl Foreman había sido expulsado de Hollywood durante la 'caza de brujas'.

Memorias de África (1985)


Ese año estaban nominadas... El color púrpura, El honor de los Prizzi, Único testigo, El beso de la mujer araña.

¿Por qué no se lo merecía? ¿Oyes ese sonido, lector? Son los fans de Meryl Streep, que rechinan los dientes ante este desprecio a su ídolo. Y les entendemos, porque la actriz (que, por cierto, no se llevó el Oscar) es lo mejor de este drama romántico y colonial de Sydney Pollack. Lástima que no podamos decir lo mismo de un Robert Redford que (a algunos de nosotros, al menos) nos da urticaria en su papel de cazador aventurero. Con un trabajo técnico de relumbrón, y basada en un libro fabuloso, Memorias de África podía haber sido una grandísima película. Pero, vistos los resultados, pensamos que tanto Spielberg, como John Huston, como Peter Weir o Héctor Babenco le dieron sopas con ondas.

El último emperador (1987)

Ese año estaban nominadas... Esperanza y gloria, Al filo de la noticia, Atracción fatal y Hechizo de luna.

¿Por qué no se lo merecía? Afinidades aparte, a veces da la impresión de que la Academia premia a algunos filmes porque, sencillamente, ese año no había demasiado donde escoger. Lo cierto es que un Bertolucci reconvertido del comunismo al budismo aprovechó para purgar viejos demonios personales diciéndonos, bajo la forma de un dramón histórico, que lo mismo aquello de la Revolución Cultural de Mao no estuvo del todo bien. Será por solidaridad profesional, pero nosotros nos lo pasamos mucho mejor con Al filo de la noticia...

Crash (2005)

Ese año estaban nominadas... Brokeback Mountain, Truman Capote, Munich y Buenas noches y buena suerte.

¿Por qué no se lo merecía? Incluso Jack Nicholson, que presentaba el Oscar a la Mejor Película aquella noche, se quedó con la cara a cuadros al abrir el sobre y encontrarse a la película de Paul Haggis como ganadora. Al igual que en el caso de Shakespeare In Love, algunos adjudican el éxito de una película como esta (nada del otro mundo, a nuestro parecer) a las maniobras promocionales de su productora, en este caso Lionsgate. Pero hay otro rumor, cuya verosimilitud depende de cada uno, según el cual la Academia no quería buscarse líos premiando a un filme tan controvertido (entonces) como Brokeback Mountain. ¿Quiénes llevarán la razón? Pues un poco ambos bandos, nos tememos.

Paseando a Miss Daisy (1989)

Ese año estaban nominadas... Mi pie izquierdo, Nacido el cuatro de julio, El club de los poetas muertos y Campo de sueños.

¿Por qué no se lo merecía? Está claro que Morgan Freeman (que perdió el Oscar ante un Daniel Day-Lewis paralítico) es un señor. Y que, tras patearse Hollywood durante casi seis décadas, la veteranísima Jessica Tandy se merecía un Oscar. Pero, ¿era necesario darle el premio gordo a este drama sureño, que resumía la lucha por los derechos civiles de una forma tan ñoña? Hay que repetirlo cuantas veces haga falta: un gran reparto no hace una gran película, y filmes como este (agradables, pero no estremecedores) lo demuestran.

La vuelta al mundo en 80 días (1956)

Ese año estaban nominadas... La gran prueba, Gigante, El rey y yo y Los diez mandamientos.

¿Por qué no se lo merecía? Vale, La gran prueba puede cansar cuando el cuáquero Gary Cooper se pone a echar sermones, y el conflicto ganadero-petrolero de Gigante (por no hablar de su duración) echan para atrás. Por no hablar del tono elefantiásico de Los diez mandamientos (qué le vamos a hacer, Cecil B. De Mille era así) y los números musicales de El rey y yo. Pero, por mucho que Cantinflas tuviese gracia y que David Niven sea el mejor Phileas Fogg de la historia del cine, La vuelta al mundo... era, más que otra cosa, un escaparate para el formato Cinerama, y su colección de postales turísticas y su infinidad de cameos (Frank Sinatra, Marlene Dietrich y John Gielgud, entre otros) resultan un tostón. Por no hablar de esas escenas ambientadas en España...

Una mente maravillosa (2001)


Ese año estaban nominadas... Gosford Park, El Señor de los anillos: La comunidad del anillo, Moulin Rouge y En la habitación.

¿Por qué no se lo merecía? Con todo nuestro respeto a Russell Crowe, que es muchísimo, reconozcamos que esta película no era para tanto. Estamos de acuerdo en que todos los biopics suelen mentir como bellacos (incluído este), pero el trabajo de dulcificación de Ron Howard al convertir la tormentosa vida de John Nash (Premio Nobel de Economía en 1994, y esquizofrénico) en una hollywoodiense historia de superación personal y amor por Jennifer Connelly, comiéndose los detalles más sórdidos de su historia. Más allá del aprecio que uno tenga por los cabarets parisinos, la Tierra Media o las mansiones victorianas de Robert Altman, dudamos que Una mente maravillosa aguante la prueba del tiempo.

Chicago (2002)

Ese año estaban nominadas... Gangs Of New York, Las horas, El Señor de los anillos: Las dos torres y El pianista.


¿Por qué no se lo merecía? Será porque la estampa de esa Catherine Zeta-Jones con el pelo a lo garçonne arrebataba hasta a las piedras, cosa que no discutimos. Pero ni siquiera uno de los títulos más flojos de Scorsese, ni el dramón literario de Stephen Daldry (que, por lo menos, le procuró el Oscar a esa Nicole Kidman nariguda) pueden hacernos olvidar que en este musical de gloriosa partitura había más trampas que en una de chinos. Es recordar ese número de claqué en el que tanto se lucía el doble de Richard Gere, y sumirnos en un ataque de vergüenza ajena.

Siguiendo mi camino (1944)

Ese año estaban nominadas... Perdición, Luz que agoniza, Desde que te fuiste, Wilson.

¿Por qué no se lo merecía? Podía haber sido peor: la Academia podía haber premiado a Wilson, plúmbeo biopic del presidente estadounidense que orquestó el Tratado de Versalles, cubriéndose de infamia en el proceso. Porque, al igual que muchas presentes en esta lista, este musical para lucimiento de Bing Crosby no es una mala película, y sigue resultando divertida con los años. Pero, pensemos en ello: ¿a qué viene darle el Oscar en lugar de a una de las grandes obras de Billy Wilder y a dos clásicos del drama romántico? Pues a que la II Guerra Mundial aún coleaba, y a que la institución estaba por agasajar a obras ligeras, divertidas o patrióticas que a sórdidas historias noir o a tragedias amorosas.

Titanic (1997)

Ese año estaban nominadas... Mejor... Imposible, Full Monty, El indomable Will Hunting y L.A. Confidential.

¿Por qué no se lo merecía? Mientras salimos pitando, antes de que los fans de Leonardo DiCaprio nos despellejen, y reconociendo que un filme con Kate Winslet en el reparto no puede ser malo, apuntemos lo siguiente: premiando a Titanic, la Academia se apuntó al 'efecto Ben-Hur', también conocido como el síndrome de "ante la duda, la más peluda". Es decir: si en el año correspondiente la mayoría de las nominadas resultan tirando a mediocres, cogemos a la superproducción más grande, más megalómana y más jamescameroniana de la lista y la cubrimos de premios. Cuando la revisemos en 3D, lo mismo nos arrepentimos, pero por ahora es lo que hay.

Slumdog Millionaire (2008)

Ese año estaban nominadas... El curioso caso de Benjamin Button, El desafío: Frost contra Nixon, Mi nombre es Harvey Milk y El lector.

¿Por qué no se lo merecía? En 2008, la Academia podía haber optado por darle a David Fincher ese reconocimiento del cual le había privado (y que aún le sigue debiendo). O por reconocer que, cuando quiere, Gus Van Sant puede dirigir grandes películas comerciales con mensaje. Incluso reconocer que Ron Howard sabe hacer algo más que productos de confitería. Pero no: el premio mayor tuvo que caer en el pastel de merengue con sabor a Bollywood cocinado por Danny Boyle. Los ocho trofeos cosechados por esta película durante aquella noche nos resultan todo un misterio (oriental).

Rocky (1976)


Ese año estaban nominadas... Todos los hombres del presidente, Camino a la gloria, Taxi Driver y Network.

¿Por qué no se lo merecía? La película pugilística de Sylvester Stallone y John G. Avildsen resulta entrañable y apreciable pese a los años. Más que sus secuelas, desde luego. Pero no hay más que ver las películas sobre las que se impuso para saber por qué la Academia la premió: la sombría historia del caso Watergate, el retrato de Woody Guthrie, el cantautor matafascistas, la terrible odisea urbana de Travis (Robert De Niro) y una cruel sátira sobre el mundo de los medios pergeñada por Sidney Lumet. Está claro que, tras escándalos como el de Cowboy de medianoche (una película clasificada X), y tras premiar análisis de la sociedad estadounidense tan crudos como las dos primeras entregas de El Padrino, la institución quería recompensar a un filme que ensalzara el american way of life. Vamos, que aquello fue un grandísimo robo de cartera.


Fuente: http://cinemania.es/actualidad/noticias/11695/tanta-estatuilla-para-esto-las-peores-ganadoras-del-oscar-a-la-mejor-pelicula

_______________________
"Si obedeces todas las reglas, falta toda la diversión".
 

 

mensajeMie 08 Feb, 2012 12:07 am.

TOMHAGEN

6
Sexo:Sexo:Hombre

Falta una clásica. Gente corriente ganando a Toro salvaje confundido confundido

Pág. Anterior  1, 2, 3, 4  SiguienteResponder

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Actualidad y Certámenes

Contacta con Cinépatas.com  -  Departamento de Prensa  -  Departamento de Publicidad

Me encanto bailar contigo

(Mi vida sin mi)

Ver otras frases de cine