Cinépatas.com

¡Locos por el CINE!


Página alojada en CDmon. Apóyanos usando sus servicios

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Largometrajes

Elephant

Compartir tema
Pág. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente Responder

  7,04 sobre 10. (Detalles)

Para puntuar esta película tienes que estar conectado.

 

Elephant 

mensajeMie 20 Oct, 2004 7:42 pm.

ELEPHANT (2003) de Gus Van Sant

imagen

Drama
1 hr. 21 min. Una historia sobre la violencia que se desata en u día normal de una escuela preparatoria Americana, mostrando trabajos escolares, futbol americano, chismes y socialización. Para cada estudiante que vamos conociendo, la escuela es una experiencia diferente: estimulante, amistosa, traumática, solitaria, dura....


Me gustó mucho esta película, sucede un moneto que se repite varias veces pero desde el punto de vista de los diferentes protagonistas digamos, como el choque de autos de Amores Perros.

Inspirada en los sucesos de la preparatoria de Columbine en Colorado.

_______________________
por tiempo limitado
 

 

mensajeMie 20 Oct, 2004 9:14 pm.

Andanzas

3
Sexo:Sexo:Hombre

A mí, en cambio, no me gustó casi nada. Me pareció una película retórica y vacía, demasiado interesada en un estilismo que te aleja de los personajes y que además acaba siendo una herramienta narrativa pésima. Es la peor peli de este director que he visto.

 

 

mensajeJue 21 Oct, 2004 2:48 am.

A mí me pareció muy hábil la forma en que va mostrando la experiencia de estos chavos en la prepa, sin necesidad de clavarse en uno solo, es como ir viendo a vuelo de pájaro las cosas que les pasan. Más que algo fallido me parece algo muy bien logrado. feliz

_______________________
por tiempo limitado
 

 

mensajeMar 26 Oct, 2004 3:23 pm.

eowyn

8
Sexo:Sexo:Mujer

Yo después de verla era incapaz de levantarme de la butaca, al igual que mis compañeras. Literalmente. Me pareció súper impactante, aunque ya supiera el final. lloron

Es una película sin guión, sin ritmo, con actores que hacen de ellos mismos, sin explicación, sin análisis, sin nada... Pero no hace falta. Precisamente es mucho más efectiva en su denuncia por eso: lo vemos todo tal como es, así de crudo, de monótono, de real... Y me encanta el cartel. feliz

_______________________
Siempre nos quedará París
 

 

mensajeMar 26 Oct, 2004 6:24 pm.

alfileres

3
Sexo:Sexo:Mujer

Pués esta noche la pasan en el plus
en un especial "Agitación USA" que estan haciendo toda esta semana

Anoche emitieron " Farenheit 9/11"

Y esta noche emiten "capturing the Friedmans " que fué gran premio del jurado del festival de "Sundance"
y nominada a los oscar como mejor documental
Y a continuación "Elephant"

Mañana "Dogville"

 

 

mensajeMar 26 Oct, 2004 7:49 pm.

eowyn

8
Sexo:Sexo:Mujer

alfileres escribió:
Pués esta noche la pasan en el plus

Sí, y en el diario le ponen 5 estrellas. cool


alfileres escribió:
Mañana "Dogville"

Lo sé, lo sé, no podré dormir... lloron

_______________________
Siempre nos quedará París
 

 

mensajeMar 26 Oct, 2004 8:03 pm.

alfileres escribió:
Mañana "Dogville"

Al fin la vere!!! ya tenia ganas.

 

 

mensajeDom 31 Oct, 2004 4:47 am.

Marco I

4
Sexo:Sexo:Hombre

eowyn escribió:
Yo después de verla era incapaz de levantarme de la butaca, al igual que mis compañeras. Literalmente. Me pareció súper impactante, aunque ya supiera el final. lloron

Es una película sin guión, sin ritmo, con actores que hacen de ellos mismos, sin explicación, sin análisis, sin nada... Pero no hace falta. Precisamente es mucho más efectiva en su denuncia por eso: lo vemos todo tal como es, así de crudo, de monótono, de real... Y me encanta el cartel. feliz


Totalmente de acuerdo, de hecho consigue poner en su sitio a los locos que hacen este tipo de cosas, son seres absurdos, vacios y aburridos en una vida absurda, vacia y aburrida. Me parece que la escena que van dirigiendose al colegio con las armas en un coche sin musica y sin hablar lo dice todo.

 

 

mensajeMar 02 Nov, 2004 10:15 pm.

Marco Bassi escribió:
eowyn escribió:
Yo después de verla era incapaz de levantarme de la butaca, al igual que mis compañeras. Literalmente. Me pareció súper impactante, aunque ya supiera el final. lloron

Es una película sin guión, sin ritmo, con actores que hacen de ellos mismos, sin explicación, sin análisis, sin nada... Pero no hace falta. Precisamente es mucho más efectiva en su denuncia por eso: lo vemos todo tal como es, así de crudo, de monótono, de real... Y me encanta el cartel. feliz


Totalmente de acuerdo, de hecho consigue poner en su sitio a los locos que hacen este tipo de cosas, son seres absurdos, vacios y aburridos en una vida absurda, vacia y aburrida. Me parece que la escena que van dirigiendose al colegio con las armas en un coche sin musica y sin hablar lo dice todo.
Pues yo la alquile ayer, y me llevé una buena sorpresa, es buenisima, sus pausas, su fotografia, la direccion... una delicia...

_______________________
http://paranoidpark.blogspot.com
 

 

mensajeDom 07 Nov, 2004 3:15 am.

Revok

3
Sexo:Sexo:Hombre

Andanzas escribió:
Es la peor peli de este director que he visto.


La peli Finding Forrester es mucho pero mucho peor

Elephant me gustó, hay algo de escalofriante en toda la mecanica y la rutina y mas aun por la forma laberíntica en que están concebidos los travellings dentro de la escuela
Personalmen, los pasillos eternos me incomodaron más que la matanza

 

 

mensajeDom 07 Nov, 2004 1:17 pm.

bleu

5
Sexo:Sexo:Mujer

Yo creo que es un buen ejercicio formal, pero no me atreviría tanto a mojarme con respecto al contenido... Me gustó y salí del cine con un buen sabor de boca, pero luego pensando ya no lo vi tan claro...
Aunque estoy de acuerdo en que es mucho mejor que Finding Forrester.

 

El neorrealismo como influencia en Elephant 

mensajeVie 08 Abr, 2005 11:28 pm.

Ayabrea

7
Sexo:Sexo:Mujer

(Comentario fílmico realizado para la universidad)

Es media mañana en Littleton, Colorado. 1798 estudiantes participan en animadas conversaciones en la cafetería del instituto Columbine High, se concentran en las líneas de sus libros de texto en la silenciosa biblioteca, fuman cigarrillos a hurtadillas en los lavabos… Pero el alumnado del instituto está formado por 1800 jóvenes. ¿Dónde están los dos que faltan? Vestidos con pasamontañas y gabardinas negras irrumpen en los pasillos con granadas de fabricación casera y fusiles automáticos. Los parloteos cesan en el comedor, las miradas se desvían de los libros en la biblioteca y el humo de tabaco provoca atragantamientos en los lavabos. Cinco horas después se hace el silencio, policías locales y tiradores del cuerpo SWAT entran en el centro y se encuentran con más de veinte cuerpos inertes y docenas de jóvenes ensangrentados. Los mafiosos de la gabardina, como se hacían llamar, yacen junto con sus compañeros. La pacífica comunidad de Littleton ha dejado de serlo. Bill Clinton, el entonces presidente, declara: "Estados Unidos tiene que despertarse".

Gus Van Sant quiere poner en hora la alarma del reloj realizando una película que retrata lo ocurrido en Denver. No da soluciones, no da explicaciones ni argumentos. A través de un realismo que alcanza grades cotas, nos muestra lo que pudo suceder aquella mañana del 21 abril de 1999, nos muestra sin recovecos cómo dos jóvenes mentes envenenadas pueden desmoronar la rutina lectiva de sus compañeros. Después, que cada uno saque sus propias conclusiones.

El director declaró al diario La Voz de Galicia que usó el neorrealismo italiano como "método de inspiración" para realizar Elephant. Si partimos de esta afirmación, podemos ubicar fácilmente este filme dentro de la teoría neorrealista, pero existen otras razones que, más o menos aparentes, justifican la pertenencia de la película a este género, que Dziga Vertov denomina cine-ojo. Además, desviándonos de la ruta italiana nos encontramos con otros autores que forman parte del universo inspirador de Elephant.

La primera razón es que, a pesar de que el neorrealismo surge tras la Segunda Guerra Mundial, aún hoy se mantiene la necesidad de autores como Visconti, Zavattini, de Sica o Rossellini de romper con los moldes comerciales y centrar el cine en el ser humano, de convertirlo en un instrumento para descubrir las cosas y los seres en su autenticidad. Elephant es la prueba de la permanencia de ese ideal, ya que intenta recuperar lo humano de entre los escombros y testimoniar la realidad con la máxima fidelidad posible. El cine de todos estos autores se acerca mucho al documental –Roma, ciudad abierta (Rossellini, 1945)-, ya que éste es imposible de ser superado en cuanto impacto por el cine de ficción. La ambición máxima del neorrealismo definida por Visconti era "encontrar la verdadera humanidad de los hombres situados ante un decorado desnudo". En tanto ejemplo de la teoría neorrealista, Elephant propone que en el microcosmos del instituto el espacio funcione sólo como un telón de fondo para el vagar de los adolescentes. La técnica del pedinamento utilizada por los italianos, que consiste en seguir a los personajes a través del espacio sin cortes, sirve a Van Sant de base no para "inventar una historia que se acerque a la realidad, sino para contar la realidad como si fuese una historia".

La segunda razón nos remite a que las películas de los directores italianos se erigían en los espacios vacíos que dejaban acontecimientos terribles. Elephant, igualmente, surge del silencio. Despierta cuando la muerte se ha marchado ya y ha acabado con todo. Abre los ojos, se levanta y camina por los pasillos repletos de jóvenes fantasmas. El vacío es tal que hasta el sonido de sus pasos, pasos de elefante, es absorbido. Atraviesa las clases, los patios, las escaleras… Sólo es capaz de recordar, de imaginar, de crear y recrear minuciosamente cómo ha sucedido, no qué ha ocurrido. Baja el lomo y nos invita a subirnos en él. Desde arriba observamos el curso de los acontecimientos. Elephant es puro espectáculo, ya que el espectador se encuentra atado de pies y manos a la propia grúa de la cámara.

Van Sant deja para la posteridad un film abierto, con un final indefinido en el celuloide, sin un término claro en la realidad, obedeciendo, como Antonioni, a una doble constante: la de la inestabilidad de los sentimientos y del devenir perpetuo del mundo, que en Elephant continúa con un amanecer tras otro.

Más allá del argumento, lo que es verdaderamente grande en esta película es la mirada de Van Sant sobre un tiempo que parece poder atraparse con los dedos, que nos desconcierta y se apodera vertiginosamente de nosotros, y nos enfrenta a un escenario rodeado de un halo de fatalismo desesperanzador, un escenario desnudo, sin maquillaje, que el autor no aliña con reos ni causas, porque entiende, igual que Antonioni, que «la violencia no necesita motivos» (Más allá de la nubes, Michelangelo Antonioni).

El punto de vista que predomina en la película es lo suficientemente neutral como para obligarnos a mirar a víctimas y verdugos a través de un mismo cristal. Existe una falta de afectación en la mirada de Elephant, cierta frialdad ante la desgracia, la muerte, la sangre que tiñe de rojo las estanterías de la biblioteca, la sangre fría con la que Alex asesina a su cómplice, que sortea de modo infantil quien va a ser el siguiente. La cámara guía al espectador y lo mantiene alejado, apenas sin contactos con lo que ocurre en la pantalla. Como una metáfora de ello y como sostén de la creencia de Michelangelo Antonioni de que el mundo se puede comprender a través de la imagen, Elías se aleja de su propio final interponiendo el objetivo de la cámara fotográfica, un objetivo que Antonioni describe como implacable. A través de él, la muerte aparecerá un poco más lejana, menos dolorosa para Elías y para el espectador.

El drama rodea a cada personaje –marginación, alcoholismo, embarazo no deseado, trastornos alimenticios, asesinatos-, lo que nos lleva a establecer analogías con películas como Stromboli (1950) de Rossellini, un drama personal sobre la diferencia de clases, o Accattone (1961) de Pasolini, sobre la pobreza que rodea a un joven vagabundo. Estos dramas adolescentes son conducidos a un movimiento que los trasciende. Los largos planos secuencia relacionan a los individuos con un espacio y una historia que los abarca y sobrepasa, y en lugar de dividir la narración en planos, que Rossellini definió como "puntos de vista abstractos sobre la realidad" , las escenas restituyen la duración real de las existencias, cuando éstas se centran en la inactividad, la espera o el abandono de los personajes al vagar por el espacio. El objetivo llega a incluso a olvidar a los protagonistas y los deja atrás, fuera de campo. La observación de la realidad más insignificante, en vez de alejarnos de los centros de atención –Alex chocando con un estudiante en el comedor o la escena del almuerzo de Brittany, Jordan y Nicole-, nos acerca a una realidad tan veraz como imprevista.

Igual que para Tarkovsky en varios momentos de su cinematografía –Solaris (Tarkovsky, 1972)- Van Sant puede llegar a ser puramente visual, sobre todo en aquellas secuencias en las que el montaje desaparece e incluso en ocasiones, el movimiento interno del plano –el plano estático de la mirada del director en su despacho-. Como ya anotó Eleonora Menutti, "la utilización de los largos planos secuencia, sumado a los sutiles, casi imperceptibles movimientos de cámara, es lo que hace que las películas de Tarkovsky sean como pausas hipnóticas donde el espectador debe bajar toda resistencia y abandonarse a ese nuevo ritmo al cual no está acostumbrado» .

Cuando no se centran en la inactividad, a partir de la recepción de las armas, el ritmo se agiliza y Van Sant se distancia unos pasos de los principios neorrealistas: el montaje alcanza las más altas cotas. Planos del mapa, planos del instituto y planos de los asesinos que se intercalan, que nos muestran presente y futuro, fogonazos que rompen el pesado ritmo anterior. Esta ruptura nos interna de lleno en la acción pura, el acontecimiento en sí, después de haber localizado a los protagonistas, de haberles ubicado y de haber conocido mínimamente sus rutinas.

Igual que en las películas del cineasta ruso, en Elephant el sonido representa un elemento no sólo de acompañamiento, sino de guía. La banda sonora tiene la amabilidad de adentrarnos tanto en el espacio que ocupa la pantalla como en el que no se muestra en ella. Luz de Luna o Para Elisa de Beethoven trazan círculos ininterrumpidos en el film, como si nos adentraran en una espiral constante hacia las profundidades del instituto. En el exterior, resuena el motor de un coche, ladridos, aplausos, risas que no llegan a informar sobre qué es lo que ocurre durante las auroras y los ocasos acelerados, pero que de manera subliminal nos provoca una determinada forma de percepción de las imágenes. Nos convierte en seres expectantes, nos inquieta en contraposición con la serenidad de la imagen. Esperamos oír un disparo, algo atronador que haga el silencio, algo que finalmente no llega. La descoordinación entre la velocidad de los elementos visuales y los sonoros no hace más que intensificar esa sensación. Después, cuando ya ha anochecido, las voces y los sonidos en off adquieren protagonismo y funcionan como elementos expresivos, además de ayudar al espectador a unir los retazos de tela en los que Van Sant ha dividido el tapiz que compone la película. De igual modo, los silencios están presentes en muchas secuencias, aportando un valor expresivo al film – La zona (Tarkovsky, 1979) o El ladrón de bicicletas (De Sica, 1948)-.

Con Bresson, Van Sant comparte en Elephant la concepción de modelo enfrentada a la de actor. Entendemos como modelo al personaje que se representa a sí mismo en la película, que carece de una educación interpretativa, que no son profesionales. Se prefiere el ser modelos que al parecer actores, la improvisación a los guiones, la naturalidad al maquillaje. Van Sant escogió a alumnos reales para que ejerciesen de personajes de la película y aportasen sus propias ideas – El Dinero (Bresson, 1983)-. Además, como Bresson, Van Sant utiliza el método de la fragmentación, alejándose de esta manera unos pasos del rechazo del montaje de los italianos. La fragmentación consiste en estructurar el texto en partes separadas (capítulos) –que en Elephant dependen de los personajes-, hacerlas independientes con el fin de darles una nueva dependencia. Esta dependencia se expresa en forma de repetición –la visión de un posado de John para Elías desde tres puntos de vista-. Como Akira Kurosawa en Rashomon (1950), Van Sant repite varios hechos desde diferentes puntos de vista, hechos que funcionan como sucesos estructuradores del film.

Podemos asegurar que este método de realización cumple su objetivo en Elephant. No es una película de ficción en la que todo esta totalmente planificado, las escenas de acción las realizan especialistas, los efectos son digitales y es un mero entretenimiento. Elephant nos muestra una situación real de un modo real, y surte el efecto esperado. Nos hace pensar sobre ello, provoca que sin quererlo lleguemos un poco más allá, nos situemos en un lugar neutral y observemos lo que nos rodea mediante panorámicas de 360º. «Ah, esto ocurrió así, pero ¿por qué?». Van Sant abre la ventana y deja que la respuesta la hallemos nosotros mismos.

Con esta película el cinéfilo de a pie tiene ocasión de aproximarse a un negro capítulo de la historia de la humanidad con más certeza que otras cintas de un tono documental quizás superior (Bowling for Columbine, Michael Moore). Éstas no han conseguido transmitir tan lisa y llanamente la verdad de los hechos, porque han cargado sus trabajos en aspectos más políticos y de denuncia, lo que se puede calificar como un disparate o como un gesto de valentía que no muchos se atreverían a dar.

El realismo funciona en Elephant, ¿funcionaría en todos los demás casos? Paul Auster, escritor de prestigio, comenta: "El mero hecho de narrar una historia con realismo no la convierte en real. Y, a la inversa, no por contarla en términos fantásticos la hacemos irreal. Después de todo, la metáfora puede ser la mejor forma de alcanzar la verdad" . Esta cita nos guía hacia una conclusión: detrás de todas las historias, sean estas ciertas o inciertas, se esconde una realidad que puede ser presentada en la pantalla tal y como es o disfrazada de personajes, guiones y montaje. Es tarea de los espectadores encontrar esa verdad, y tarea de la película motivarnos a encontrarla. Algunas, nos harán más difícil esta tarea; otras, como Elephant, nos dejaran el camino libre de obstáculos para conseguirlo. Rossellini dijo: "Lo importante para mí es el hombre. He tratado de expresar el alma, la luz interior del ser humano, su realidad, realidad absolutamente íntima, única, pegada a un individuo junto al sentido de las cosas que le rodean. Cosas que tienen un sentido, puesto que alguien las mira".

Aya

_______________________
www.tertuliaandaluza.com
 

 

mensajeSab 09 Abr, 2005 10:15 am.

Emir

7
Sexo:Sexo:Hombre

jejeje, creo que nuestra amada y nunca bien ponderada Filmoteca la proyectará la semana que viene. Habrá que atreverse con ella risa

_______________________
Je lui dis que mon coeur est comme un grand sac vide...
 

 

mensajeSab 09 Abr, 2005 11:53 am.

...qué más se puede decir??..xD

Dagorlad ha resumido en pocas palabras lo que me pareció la película a mí también lengua

Vaya criticón Ayabrea feliz feliz feliz feliz feliz

 

 

mensajeMar 12 Abr, 2005 2:17 am.

A mi no me gustó. De hecho me pareció aburridísima. Un ritmo hiperlento. ¡Los pasillos de instituto mas largos del universo!! lengua

Pág. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  SiguienteResponder

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Largometrajes

Contacta con Cinépatas.com  -  Departamento de Prensa  -  Departamento de Publicidad

El señor platino dice que hoy invita él.

(Devuelveme mi suerte)

Ver otras frases de cine