Cinépatas.com

¡Locos por el CINE!


Página alojada en CDmon. Apóyanos usando sus servicios

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Largometrajes

El fantasma y la señora Muir

Compartir tema
Responder

  8,45 sobre 10. (Detalles)

Para puntuar esta película tienes que estar conectado.

 

El fantasma y la señora Muir 

mensajeMie 28 Dic, 2005 6:43 pm.

kuan-yiu

7
Sexo:Sexo:Mujer

Título original: The ghost and Mrs. Muir.
Año: 1947.
Duración: 104 minutos.
País: EE.UU.
Dirección: Joseph L. Mankiewicz.
Guión: Philip Dunne, según la novela de R. A. Dick (Josephine Aimee Leslie).
Música: Bernard Herrmann.
Fotografía: Charles Lang.
Montaje: Dorothy Spencer.
Efectos especiales: Fred Sersen.
Producción: Fred Kohlmar para 20th Century Fox.
imagen

Reparto:
Gene Tierney (Lucy Muir), Rex Harrison (capitán Daniel Gregg),
George Sanders (Miles Fairley), Edna Best (Martha Huggins),
Vanessa Brown (Anna Muir de adulta), Anna Lee (señora Farley),
Robert Coote (Coombe), Natalie Wood (Anna Muir de niña),
Isobel Elsom (Angelica), Victoria Horne (Eva),
Helen Freeman, Stuart Holmes, William Sterling…

Sinópsis:
Una joven y guapa viuda llamada Lucy decide dar un cambio total a su aburrida vida y marcharse de la populosa Londres para residir junto a su hija en una pequeña localidad costera.
Buscando un hogar, descubre una preciosa casa denominada "La Gaviota", que nadie quiere alquilar debido a los rumores que existen sobre la presencia del fantasma de su antiguo propietario, el capitán Daniel Gregg. Lucy finalmente se quedará en la casa.

_______________________
Algún día me decidiré y pondré una frase ingeniosa, atrevida, impactante...
 

 

mensajeMie 28 Dic, 2005 6:46 pm.

kuan-yiu

7
Sexo:Sexo:Mujer

Acabo de verla y me quedé así sorprendido lloron vergonzoso. Pero que preciosidad de historia, de interpretaciones, de fotografía... ¡¡De todo!!

Pero por encima de todas las cosas... ¡¡Que banda sonora tan maravillosa!! feliz vergonzoso Hacía mucho tiempo que no me hacía sentir cosas así la música de una película vergonzoso

_______________________
Algún día me decidiré y pondré una frase ingeniosa, atrevida, impactante...
 

 

mensajeMie 28 Dic, 2005 7:05 pm.

está muy bien la película. a mí también me gustó.

 

 

mensajeDom 15 Oct, 2006 10:25 pm.

Maravillosa, Gene Tierney es cautivante, preciosa acompañada de un sobrio Rex Harrison. Mención especial para una de las primeras apariciones en pantalla de Natalie Wood.
Ojala fuera cierto con Reese Witherspoon y Mark Ruffalo es un remake que no tiene punto de comparación con esta sublime joya.
Un 9/10

 

 

mensajeLun 16 Oct, 2006 12:13 am.

lluvia76

3
Sexo:Sexo:Mujer

Tengo un montón de ganas de ver esta peli feliz

Leyendo vuestros comentarios baboso aún más...

 

 

mensajeVie 30 Mar, 2007 11:29 am.

Gordo

9
Sexo:Sexo:Hombre

La he visto hace poco. Me ha gustado mucho, una historia extraña contada a la manera antigua. Me sorprendió el "desafio" implícito a la moral sexual. La protagonista es una viuda reciente con todas las implicaciones tópicas del caso. Encarna a toda una generación de mujeres reprimidas que se sublimaban a través de fantasías. En este aspecto me parece que tiene la película su lectura más interesante, llena de sobreentendidos. Como cuando se cambia de ropa y tras la elipsis uno puede imaginarse perfectamente que el fantasma(que pese a todo es bastante terrenal) ha estado observando, y encima consentido. Esta parte me recuerda un poco a Vértigo, cuando se da por entendido que James Stewart ha desnudado a la inconsciente Kim Novak.

Siguiendo por la senda de la perversidad uno puede también valorar la relación que se nos revela hacia el final de la película entre el fantasma y las otras dos mujeres que habitan la casa. La criada y la niña, ambas fascinadas, eróticamente añadiría yo, por este fantasma tan varonil.

_______________________
We know who you are and we know where you live and we know there's no need to forgive
 

 

mensajeLun 24 Ago, 2009 10:25 am.

Entre las miles, tal vez millones, de películas que vemos a lo largo de nuestras vidas (algunas soberbias, otras aceptables y unas más, tal vez demasiadas hoy en día, completamente execrables) las que no superaron demasiado la barrera temporal de la década de los años cincuenta del siglo pasado poseen, en general, un encanto especial. Hablamos, sobretodo, de películas con origen estadounidense, pero podríamos extender el comentario y aplicarlo a casi todo ámbito geográfico de la época (me viene a la memoria títulos como "Ladrón de bicicletas" o "Rashomón", por ejemplo). Seguramente ello se deba a su cromatismo bipolar, enriquecido por una gama inacabable de grises, por la maestría de ciertos directores, por la atención a los 'pequeños' detalles (decorados, vestuarios, fotografía, etc.) y por una excelente adaptación de textos literarios clásicos o modernos sin menoscabar su calidad ni adulterarlos zafiamente.

Joseph L. Mankievich, director talentoso y capaz de otras joyas como Eva al desnudo o De repente, el último verano, tuvo a bien, para esta primeriza obra maestra, contar con la ayuda de Philip Dunne, quien elaboró el guión basándonse en una novela de R. A. Dick (seudónimo de la escritora Josephine Aimee Campbell Leslie), publicada en 1945. La película, estrenada en 1947, contó con la presencia de la bellísima Gene Tierney (señora Muir) y el gran Rex Harrison (capitán Gregg), amén de una música incidental inigualable a cargo de Bernard Herrmann y una inefable fotografía de Charles B. Lang.

Mankievich logra apuntarse varios tantos de una sola tacada con "El fantasma y la señora Muir". Primero, enlaza y mezcla, con maestría y coherencia, varios géneros: algo de terror en sus inicios, comedia inteligente con un ácido sentido del humor (y algo misógino, en el caso del capitán) en su parte central, y un melodrama hacia la conclusión. Segundo, colma el film de menciones, críticas o reproches sociales, sin resultar nada cargante; por ejemplo, la protección excesiva y molesta, amén de represiva, de las "arpías" (la suegra y cuñada de la señora Muir), la vacuidad de algunas relaciones humanas, etc. Tercero, emplea apenas un par de decorados en todo el metraje (las estancias de la casa junto al mar que alquila la señora Muir, las dependencias de una editorial y apenas algún otro), dando más bien la impresión de contemplar una obra teatral que cinematográfica, con la cercanía y familiaridad que supone para el espectador. Y, cuarto, dota y arropa el film de brillantes, sucintos y elegantes diálogos con tintes poéticos, incluso filosóficos, acerca de nuestra condición y situación mundana, sin caer en absoluto en moralinas pobres o falsas o en intelectualismos de tres al cuarto.

Para no extender demasiado esta reseña me centraré en tres puntos que creo son relevantes. Por una parte hallamos la morada, la casa a orillas del mar que la protagonista alquila, pese a las reticencias del responsable de la inmobiliaria por la presencia de, según él, "fantasmas". La situación de la misma, la presencia de las aleteantes gaviotas, del horizonte acuático y el aire puro, aunque cargado de humedad, son los elementos que fraguan el entorno en el que transcurre la acción. La casa y su enclave son concomitantes con la existencia, algo solitaria, individual (pese a que la señora Muir trae consigo a su hija y su criada) y libre que busca, o que ya posee, el personaje de Tierney. El énfasis en este maridaje no es banal; si modificamos el terreno de la trama, si lo trasladamos a una ciudad, por ejemplo, cambiaría toda la búsqueda personal, toda la magia que anida en esa consigna que ella persigue. Por tanto, "La gaviota" abre, permite y expande lo que Muir pretende: verse, tenerse y sentirse a sí misma.

Por otra parte, desde luego, está la relación que se establece entre ella y el capitán Gregg. Pero, es claro, no se trata de una relación amorosa convencional. Gregg, como tal, no existe, o mejor, existe siempre, o sólo, cuando ella quiere que lo haga. Más que un amante (metafísico), un amor platónico o un ser por quien sentir afecto o pasión, la señora Muir percibe en él un capitán, un capitán que abandona las aguas y los mares para tratar de dirigir la nave ontológica que Tierney interpreta. Le cambia sus costumbres, su lenguaje, sus modales y hasta su nombre, y no lo hace por amor, sino porque con ello está endureciendo su espíritu, su personalidad, está mutando y transformándose en una mujer verdadera. Gregg (que es como decir, si se quiere, una fuerza propia del personaje femenino abstraída en la figura del capitán) reorienta a Muir de forma que ésta alcanza la madureza y la templanza necesaria. La vida real, es decir, la 'otra' vida real, acabará por reemplazar estas "enseñanzas", devolviendo a la señora Muir su debilidad, su endeblez psíquica, y no por abrirse a esa vida o ese mundo exterior, sino por hacerlo olvidando, postergando o abandonando lo que el capitán (ella misma, repetimos) había obrado en su fuero interno.

La relación amorosa entre ambos, que existe y es intensa aunque carente de contacto físico alguno (o quizá lo sea gracias a ello) es especial, naturalmente. Se trata de un amor más allá de todo tiempo y espacio, un cariño mutuo engendrado por un apego hacia el otro, situado en una dimensión siempre inalcanzable. Es, tal vez, el amor al que están destinadas, en vida, ciertas personas, un amor arquetípico, desgarrante por su imposible realización final en el mundo de los sentidos, aunque agudo y apasionado como sólo un amor imposible es capaz de serlo. La señora Muir es, justamente, una de esas personas. Ella trata de amar en el mundo de los vivos, pero medran a su alrededor seres que no desean más que su mismo provecho (por ejemplo las "arpías" y el desgraciado "Tío Nely", magistralmente interpretado por George Sanders...). Sólo cuando cede, ya al final de su vida, cuando sus fuerzas fallan y pierde una vida, entra en la otra, la que ella, y nosotros, esperábamos por fin. Esperamos y deseamos que Muir muera, para que viva, para que logre amar, por fin, en el plano y el contexto que le corresponde.

Julián Marías lo ha expresado de esta forma:

"La película de Mankiewicz es, sin embargo, una película sobre las palabras, sobre su fuerza, su capacidad de encantamiento, de persuasión, también de instigación, de seducción y de enamoramiento. No sólo trata de eso, pero sin duda trata también de eso (...) El fantasma y la señora Muir no es un mero cuento de hadas ni un mero cuento de fantasmas; y aunque su director, Joseph Mankiewicz, la considerara una obra temprana y de aprendizaje, al hacerlo logró la película que en mi opinión ha llegado más lejos en algo a lo que ni el cine ni la literatura se han atrevido a menudo: la abolición del tiempo, la visión del futuro como pasado y del pasado como futuro, la reconciliación con los muertos y el deseo sereno e íntimo de ser por fin uno de ellos".


El último aspecto que quería destacar es la soledad. El primado de este sentimiento, de esta sensación y esta forma de ser, es lo que lleva a Muir a edificar el entramado imaginario/real del capitán Gregg. Ella conoce, disfuta y se mece al batir de la soledad en "La Gaviota", pero el régimen de una soledad extrema es insoportable. La solución puede ser recrear la existencia de una personalidad inexistente (los niños "inventan" entes similares para su propio crecimiento y bienestar enmedio de un entorno solitario, por eventual que sea) que cubra cierto vacío interior, o una necesidad no saciada (como es este caso). Pero la soledad no es la enemiga; nunca lo ha sido, en verdad. Pese al amor hacia los demás nuestra soledad, bien vivida, bien llevada y lejos de radicales extremos, cultiva aquello que somos para que crezca un fruto invencible e, incluso, inmortal. El personaje de Gene Tierney afirma admirablemente con las siguientes palabras lo que significa, en verdad, la soledad:

"A veces te sientes más sola con otras personas que cuando estás sola de verdad. Por mucho que las quieras".

No es éste un epitafio triste, pese a su apariencia. Tampoco lo es el de la película de Mankievich. La soledad y la compañía, la tierra y el mar, la noche y el día, y desde luego la vida y la muerte, no son más que realidades ambidextras y complementarias. No forman, unas, lo deseable, y otras, lo desdeñable. Antes bien, todas componen un corpus de realidad al que nos sujetamos antes, durante y después de existir. Es, de hecho, nuestra prerrogativa como seres humanos. Aprovechémosla, porque tan sólo tenemos, como el capitán Gregg aseguró, "toda la eternidad a nuestra disposición".

Fuente:
Link

_______________________
"Huesos rotos, botellas rotas, todo esta roto"
 

 

mensajeLun 11 Ene, 2010 12:49 pm.

Conmovedora. Ojo que utilizo el adjetivo para "una película de fantasmas".

Preciosa.

 

 

mensajeLun 11 Ene, 2010 5:27 pm.

El Ídolo de Barro escribió:
Conmovedora. Ojo que utilizo el adjetivo para "una película de fantasmas".

Preciosa.


Para mi contiene el más hermoso final romántico de la historia del cine. Además que tiene una sutileza y una elegancia única para retratar la relación entre el mundo de los vivos y el mundo de ultratumba, te muestra a un fantasma sin efectos especiales, ni chorradas de esas; y te lo crees sin ningún aspaviento.

_______________________
"Huesos rotos, botellas rotas, todo esta roto"
 

 

mensajeLun 11 Ene, 2010 10:33 pm.

theocsummer escribió:

Para mi contiene el más hermoso final romántico de la historia del cine. Además que tiene una sutileza y una elegancia única para retratar la relación entre el mundo de los vivos y el mundo de ultratumba, te muestra a un fantasma sin efectos especiales, ni chorradas de esas; y te lo crees sin ningún aspaviento.


Exacto a los diez segundos ya te crees a Rex Harrison como el fantasma invisible e intocable, y se nos muestra simplemente con variaciones de la luz, con viento... todos deliciosos recursos que nos retrotraen a la literatura fantástica inglesa del siglo XIX.

POSIBLES SPOILERS
Destripamiento:  (Pulse y arrastre sobre el recuadro si desea leer el texto.)
En cuanto al final... qué decir. Una maravilla. Consigue que sonrías con algo tan triste. Por cierto que parece que Vajda copió el final de esta película para su mítica Marcelino pan y vino.


De momento es la película de Mankiewicz que más me gusta, más todavía que All About Eve y mucho más que ese pequeño fiasco que es The Barefoot Contessa.

Me muero por ver A Letter to Three Wives y Suddenly, Last Summer. ¿La has visto theoc? ¿Me las recomiendas?

 

 

mensajeMar 12 Ene, 2010 5:21 am.

El Ídolo de Barro escribió:
Me muero por ver A Letter to Three Wives y Suddenly, Last Summer. ¿La has visto theoc? ¿Me las recomiendas?


Sí, sobre todo "A letter to... por ser tres historias de amor en una, contada en flashback y con un final sorpresa; te das cuenta de la hipocresía del "american way of life" y como los que parecen tan felices, a veces sólo son una moneda falsa de doble cara.
La "Suddenly... es compleja, tiene mucha fama entre la crítica que ven en ella una de las cumbres en el cine de Mankiewicz, parece más europea como su "The Honey Pot", eso sí, te deja perplejo con algunos flashbacks debido a sus escabrosos temas para la época.

_______________________
"Huesos rotos, botellas rotas, todo esta roto"
 

 

mensajeLun 25 Abr, 2011 2:44 pm.

TOMHAGEN

6
Sexo:Sexo:Hombre

Un gran film romantico de Mankiewicz. Genial fotografia, ambientación y actores. Un película maravillosa sobre la pérdida, el amor, la independencia de la mujer, el deseo sexual reprimido, la soledad y los recuerdos. Me parece que se utiliza en tres escenas clave el Adagio for Strings de Barber.
Excelente George Sanders y bellísima Gene Tierney.

 

 

mensajeMar 26 Abr, 2011 1:10 pm.

Artanis

3
Sexo:Sexo:Hombre

A pesar de mi enfado con las nociones de romanticismo que hemos heredado en Occidente a través de la Literatura y otras Artes... ¡ah! y también (jeje...) muy especialmente, del audiovisual, del cine y de su degeneración (en cierta medida) televisiva, yo mismo cedo y caigo ante ciertos filmes románticos... el segundo "An Affair To Remember" y "Make Way For Tomorrow"de McCarey, "Sunrise" de Murnau, "Wuthering Heights" de Wyler, etc...
Y ésta, claro.
¿Cómo no creer en el amor eterno, si se gestiona desde el Más Allá y ella es Gene Tierney?

(Acerca de lo supracitado, "Sobrevivir a un gran amor (seis veces)" Luís Racionero... por ejemplo.)

Responder

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Largometrajes

Contacta con Cinépatas.com  -  Departamento de Prensa  -  Departamento de Publicidad

¿sobrevivió el número para matar un día mas?

(número 23)

Ver otras frases de cine