Cinépatas.com

¡Locos por el CINE!


Página alojada en CDmon. Apóyanos usando sus servicios

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Largometrajes

El estrangulador de Boston

Compartir tema
Responder

  7,90 sobre 10. (Detalles)

Para puntuar esta película tienes que estar conectado.

 

El estrangulador de Boston 

mensajeJue 23 Mar, 2006 5:04 pm.

imagen

Título original...The Boston Strangler
Año...1968
Nacionalidad...USA
Género...Thriller/Drama
Montaje...Marion Rothman
Fotografía...Richard H. Kline
Guión...Edward Anhalt basándose en el hecho histórico y en el libro de Gerold Frank.
Dirección...Richard Fleischer
Actores
Tony Curtis...Albert DeSalvo
Henry Fonda...John S. Bottomly
George Kennedy...Det. Phil DiNatale
Mike Kellin...Julian Soshnick
etc ...

Sinopsis

Una serie de asesinatos de mujeres estan cometiéndose en la ciudad de Boston. ¿Como pueden dichas mujeres dejar entrar a este asesino en serie?

Valoración personal

Aprovechando el tirón del tema de Tarantiniano, El destripador de Nueva York. guiño . Abro es tema.

Una de las grandes infravaloradas del género, bueno, diría como película en general ... es una película que pueden visionar hasta la gente que le repugna este tipo de género. Una mezcla perfecta del thriller contemporáneo de los años 70 (que llega adelantarse al thriller psicológico de los 90, como hizo en su día la gran Psycho), el documental ficticio y el puro drama (muy bien realizado, ya que te llega a importar la vida del mismo estrangulador).
Técnicamente es espectacular. La fotografía y el montaje es único en su especie. Juegan con todo tipo de formato cinematográfico, fotográfico y fuentes de iluminación. Algo similar se pudo observar en el Hulk de Ang Lee, claro que en aquella estaba todo elaborado digitalmente. En este film todo esta enlazado a la antigua usanza .... negativo por negativo.
Todo un gran film para redescubrir. 8

_______________________
A mi lo que me mantiene despierto por las noches es Leonard Cohen.
 

 

mensajeJue 23 Mar, 2006 6:19 pm.

Toda una joya absolutamente infravalorada. Genial Tony Curtis.

 

 

mensajeLun 13 Ago, 2007 11:19 pm.

"Ciertamente resulta estremecedor contemplar los últimos minutos de EL ESTRANGULADOR DE BOSTON (The Boston Strangler, 1968), digamos ya que una de las obras mayores de un Richard Fleischer que logró aplicar buena parte de las obsesiones que rondaron por toda su carrera, en el curso de unos años en los que se sometió en demasía a los dictados de la industria. Como si fuera un extraño islote entre ella esta implacable crónica emerge casi de forma indeleble como uno de los mejores testimonios de la crisis de una sociedad aparentemente basada en los derechos individuales, pero lastrada por enormes fisuras. Ello se producía en un periodo como el de la segunda mitad de la década de los sesenta y cuando precisamente el cine norteamericano se había sometido ya a su transformación y casi defunción de un sistema vigente durante décadas. En este contexto la excelente obra de Fleischer queda, bajo mi punto de vista en la elite de estas crónicas cinematográficas, junto con una de las cimas de Richard Brooks –viejo compañero de generación cinematográfica- A SANGRE FRIA (In Cool Blood, 1967).

Uno de los logros más importantes de THE BOSTON STRANGLER estriba por un lado en su original estructura como relato –guión de Edward Anhalt según el libro de Gerold Frank, basado en hechos reales- y por otro en la aplicación de diferentes técnicas cinematográficas en consonancia con esa base, que permiten su singularidad al tiempo que proporcionan su categoría casi de clásico del cine policial en su vertiente psicológica y casi lindante con el horror. Es así como la película aplica una técnica por la que no tengo un especial aprecio y afortunadamente de corta andadura, pero que en esta ocasión funciona casi a la perfección, como es la pantalla dividida y que en la mayor parte de su presencia contribuye a ejercer una visión de conjunto de determinadas situaciones –en ocasiones su recurso es impecable, mientras que en una pequeña parte por el contrario la considero prescindible-. Fundamentalmente la película se puede dividir en tres partes; la primera de ellas incide en la crónica de los asesinatos –que en líneas generales nos son mostrados mediante elipsis-. Al mismo tiempo se van ofreciendo los crecientes temores de una ciudad como Boston, que paulatinamente se aterroriza del asesinado de mujeres que poco a poco van abordando todas las edades, razas y condiciones sociales. Esta circunstancia forzará que las autoridades abran una oficina de investigación coordinada encabezada por un intelectual liberal, John S. Bottomly (Henry Fonda) que inicialmente rechaza la proposición pero poco a poco se ve abocado a un juego que sutilmente irá minando sus principios y modificando su personalidad bajo su imperturbable actitud. En esa búsqueda no dudará en utilizar recursos como un adivinador, y se basará en ocasiones en su particular percepción –un poco como el Quinlam de SED DE MAL pero sin provocar pistas falsas-. Esta parte inicial destaca en su implacable y sobria crónica policíaca, con la presencia de tipos espléndidamente definidos e interpretados –pienso tanto en el detective DiNatale (George Kennedy) de generosa presencia en pantalla, como en el extremo opuesto en el elegante y culto dando gay Terence Huntley (el siempre singular Hurd Hatfield) o la extraña mezcla de ternura y repulsión que provoca el atormentado O’Rourke (William Hickey), un pobre diablo de costumbres masoquistas agudizadas por sus atavismos religiosos y que en un momento determinado se postula como posible sospechoso.

En medio de estas pesquisas y cuando ya llevamos cerca de una hora de metraje se nos da a conocer la identidad del asesino. Un plano que se detiene en la imagen de los funerales de Kennedy por televisión dando a conocer un emocionado espectador, ejemplar esposo y padre. Se trata de Albert DeSalvo (admirable Tony Curtis). Tras atisbar su entorno familiar muy pronto descubriremos la crudeza de sus crímenes producto de una enfermedad mental que disocia su personalidad. Veremos como intenta asesinar a una chica que finalmente logra librarse y morderle en la mano. Serán prácticamente los últimos actos como asesino de DeSalvo.

Es así como en un intento fallido de allanamiento de morada es capturado de la forma más inocua posible, sin espectacularidad. Se inicia con ello la parte más intensa del film, realmente la más terrorífica. Es la lucha de Botomly por lograr “que todos respiren tranquilos” al buscar la confesión del detenido, aún sabiendo que las autoridades sanitarias han detectado esa duplicidad en su personalidad. Es en esta parte final cuando se producen una serie de conversaciones entre ambos personajes en una sala blanquecina en las que DeSalvo muy lentamente va adquiriendo conciencia de su duplicidad. La planificación de Fleischer es arriesgada. Utiliza planos inclinados, composiciones visuales que hablan de esa doble personalidad –ese espejo que al mismo tiempo ejerce como elemento para la observación desde el exterior-, incluso secuencias de evocación psicoanalítica –realmente arriesgadas y depuradas visualmente-. Todo ello va confluyendo en el cerco hacia este enfermo que lleva a cuestas una dualidad que la sociedad de su tiempo no supo detectar a tiempo.

Paulatinamente la película se va deteniendo en el rostro de DeSalvo hasta acosarlo en un asombroso y casi insoportable primer plano en el que finalmente adquiere conciencia del monstruo que lleva dentro sin haber tenido conciencia hasta ese momento. Una secuencia realmente admirable, provocadora, que revela la maestría de Flesicher y que lleva a una sobria conclusión de la película con una llamada a la responsabilidad social para la existencia de individuos cuyo ejemplo contempla el film.

Es evidente que EL ESTRANGULADOR DE BOSTON es una película en la que prácticamente todo funciona a la perfección. Un trabajo compacto y brillante a todos los niveles en el que incluso algunos efectismos narrativos de la época se integran con facilidad, en la que las composiciones en panavisión son cuidadas, la aplicación de su planificación es dinámica y acertada y el equipo de intérpretes es admirable –el cast es perfecto-. Ni que decir tiene que pese a estar en pantalla únicamente durante la segunda mitad del film, Tony Curtis compuso un Albert DeSalvo memorable, permitiendo que por fin se le tuviera en cuenta como el gran actor que fue tras una década larga demostrando que fue uno de los mejores comediantes norteamericanos y con incluso trabajos dramáticos en su juventud, de la categoría del creado en CHANTAJE EN BROADWAY (Sweet Smett of Success, 1957. Alexander Mackedrick).

Son factores todos ellos que en su conjunción otorgan el merecido prestigio de esta película. Habría mucho que decir sobre como se plasma con pasmosa facilidad ese temor que la ciudadanía siente enseguida por los monstruos que crea su cotidianeidad, los abusos que ejercen las fuerzas policiales en defensa de ese orden y tantos y tantos matices demostrados en este espléndido producto que más de tres décadas después de su realización no ha perdido un ápice de su vigor cinematográfico y revulsivo en sus contenidos"


Fuente: thecinema.blogia.com

Uno de los mejores acercamientos que el mundo del cine ha hecho al mundo del psychokiller. Un tema que es abordado de forma seria; con un maravilloso montaje donde la pantalla s e parte de pequeños cuadros para mostrarnos varias situaciones en simultaneo además de ala frialdad del personaje interpretado por un colosal Tony Curtis.

_______________________
"Huesos rotos, botellas rotas, todo esta roto"
 

 

mensajeDom 08 Ene, 2012 8:25 pm.

La cogí por recomendación de un viejo en la biblioteca, me dijo que si me gustaban las de asesinatos, le dije que sí, si eran buenas, y me insistió que esta era buena, que si por él fuera la vería 2 veces, con esos 2 actorazos, pero que su mujer no quería verla 2 veces, y ahora la entiendo ( a la mujer ). A mí tampoco me ha gustado, y está claro que es buena, pero es un rollo y lo único que quería era que acabara cuanto antes. En esta aún no había llegado la música para las escenas de tensión, es la imagen y te lo cuentan y punto, y sí, el uso de la cámara hasta con 4 diferentes puntos de visión está bien, sobre todo para la época, tuvo que ser impactante. Lo dicho, de incuestionable calidad, pero no me ha gustado. 5.

 

 

mensajeDom 08 Ene, 2012 10:43 pm.

¿Cómo es posible que no haya dedicado unas míseras palabras a una de mis películas favoritas, El estrangulador de Boston?

Un PELICULÓN con mayúsculas, una realización extraordinariamente inteligente, un guión cuidado, hilvanado y harto interesante, unas soberbias actuaciones (tanto Curtis, como uno de los mejores actores de la historia, Henry Fonda), etc.

Me encanta la división de la película en dos partes, y de ellas, me entusiasma toda esa primera parte, con las pesquisas policiales, la desesperación de la policía incapaz de encontrar al estrangulador, la riada de sospechosos que son detenidos uno tras otro, la elección de un funcionario del gobierno para llevar la investigación, los asesinatos que van cayendo uno tras otro, la colaboración de un vidente en las investigaciones, etc, todo ello me resulta apasionante.

_______________________
Joseph Losey, director norteamericano, exiliado en Inglaterra. Director de El sirviente (1963)
 

 

mensajeLun 30 Jul, 2012 2:59 pm.

Una jodida obra maestra con unos maravillosos Henry Fonda y Toni Curtis dictando catedra, un 9 y tal vez me quede corto.

_______________________
Cinefilo de Novena Categoria
 

 

mensajeVie 25 Abr, 2014 2:34 pm.

Como tenía que preparar un pequeño monólogo para una prueba teatral, pensé en el monólogo final de Tony Curtis en El estrangulador de Boston, y volví a rememorar la película por este motivo, que por cierto podéis ver en este enlace,

http://www.cultmoviez.info/6192/the-boston-strangler.html

Vuelta a visionar, nunca cesa la admiración que profeso hacia esta. Es como la película "nouvelle vague" de los psicothrillers políciacos americanos,

Así, lo que nunca dejo de admirar es su fuerte vena experimental y su audacia, además de su sobriedad, y el riesgo que supone, ya que hace falta valentía para hacer un par de cosas:

1) el recurso de la cámara dividida (creo que no era novedoso; posteriormente fue revitalizado por Brian de Palma), aunque conocí a alguno que le parecía desfasado, a mi me parece un recurso muy muy interesante, y creo que queda muy bien,

Destripamiento:  (Pulse y arrastre sobre el recuadro si desea leer el texto.)
2) definitivamente, que el protagonista de la historia no aparezca hasta que llevamos prácticamente una hora de película, es otro recurso valiente y audaz, que hace especial a Boston Strangler

3) el final, intimista y sobrio, en una habitación blanca, y sustentado por la interpretación de Tony Curtis, en un sólo plano secuencia



Valiente, audaz, estupenda realización, actuaciones, montaje, gran ritmo

_______________________
Joseph Losey, director norteamericano, exiliado en Inglaterra. Director de El sirviente (1963)
Responder

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Largometrajes

Contacta con Cinépatas.com  -  Departamento de Prensa  -  Departamento de Publicidad

mueves mal tus peones, jake mate!

(PITISIL)

Ver otras frases de cine